Texto: Los Horrores de las Filipinas

Emilio Salgari


Novela


0


Twitter Facebook Google+


Los Horrores de las Filipinas

No hay más información sobre el texto 'Los Horrores de las Filipinas'.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Fragmento de Los Horrores de las Filipinas

—Aquí tienes el refugio de los insurrectos cuando se ven obligados a detenerse en estos parajes. Mi señor no correrá ningún peligro.

CAPÍTULO VI. LOS MISTERIOS DE THAN-KIU

Aquella casucha escondida en medio de la selva, que servía de refugio a los mensajeros de los insurrectos de las provincias meridionales cuando se dirigían a Manila, estaba en un lugar desierto y selvático. Sus paredes eran de troncos de árboles mal trabados, y su techo estaba medio derrumbado; pero cuatro o cinco colosales helechos la ocultaban tan completamente, que aun los que cruzasen cerca del matorral no hubieran sospechado siquiera su existencia. Pasaba, pues, inadvertida a los españoles, que sólo se preocupaban de la insurrección de las partidas.

Al oír acercarse caballos, salió de ella un hombre con un viejo mosquetón en la mano. No era tagalo, ni malayo, ni chino, sino uno de esos salvajes habitantes del interior de las islas, llamados igorrotes o negritos, etc., verdaderos pigmeos, pues apenas pasa su estatura de un metro y cuarenta centímetros; con el pelo lanoso como el de los negros, la cara corta, los cartílagos de la nariz largos, los labios gruesos, los ojos pequeños, el cuerpo delgado, la espalda encorvada y la piel negruzca y grasienta.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


249 págs. / 7 horas, 16 minutos / 40 visitas.
Publicado el 4 de marzo de 2017 por Edu Robsy.