Texto: La Doncella, el Marinero y el Estudiante
de Federico García Lorca


Teatro, teatro breve


0


Twitter Facebook


La Doncella, el Marinero y el Estudiante

No hay más información sobre el texto 'La Doncella, el Marinero y el Estudiante'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de La Doncella, el Marinero y el Estudiante

VIEJA.— ¿Cómo es tu gracia?

DONCELLA.— Yo bordo en mis ropas todo el alfabeto.

VIEJA.— ¿Para qué?

DONCELLA.— Para que el hombre que esté conmigo me llame de la manera que guste.

VIEJA.— (Triste.) Entonces eres una sinvergüenza.

DONCELLA.— (Bajando los ojos.) Sí.

VIEJA.— ¿Te llamarás María, Rosa, Trinidad? ¿Segismunda?

DONCELLA.— Y más, y más.

VIEJA.— ¿Eustaquia? ¿Dorotea? ¿Jenara?

DONCELLA.— Y más, más, más...

(La DONCELLA eleva las palmas de sus manos palidecidas por el insomnio de las sedas y los marcadores. La VIEJA huye arrimada a la pared, hacia su Siberia de trapos oscuros, donde agoniza la cesta llena de mendrugos de pan.)

DONCELLA.— A, B, C, D, E, F, G, H, I, J, K, L, M, N. Ya está bien. Voy a cerrar el balcón. Detrás de los cristales seguiré bordando.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


2 págs. / 3 minutos.
79 visitas.
Publicado el 11 de septiembre de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de Federico García Lorca