Texto: Poema del Cante Jondo

Federico García Lorca


Poesía


0


Twitter Facebook Google+


Poema del Cante Jondo

Una visión lírica del espíritu andaluz

Lorca escribe el Poema del cante jondo en 1921, diez años antes de que se publicara, cuando apenas tiene obra lírica o dramática publicada. A sus 23 años demuestra una excepcional lucidez a la hora de revindicar y en el espíritu de la esencia andaluza en general y de lo gitano en particular.

Con esta obra, el nombre de Federico García Lorca queda ligado para siempre, junto con el de Manuel de Falla, a la renovación moderna del «cante jondo». Consiguieron conectar ese canto primitivo con las exigencias de pureza de la vanguardia internacional. El primer fruto de esta colaboración fue el Primer Concurso de Cante Jondo, celebrado en Granada en 1922; el segundo, el “Poema del cante jondo”, interpretación lírica de un mundo agónico y secreto.

Se encuentra aquí la visión más profunda, más estilizada y más universal de Andalucía y su alma, por parte de quien fue su mejor intérprete en poesía.

Incluye los siguientes poemas: Baladilla e los tres ríos, Poema de la seguiriya gitana, Poema de la soleá, Poema de la saeta, Gráfico de la Petenera, Dos muchachas, Viñetas flamencas, Tres ciudades, Seis caprichos, Escena del teniente coronel de la Guardia Civil y Diálogo del Amargo.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Fragmento de Poema del Cante Jondo

JUAN BREVA

Juan Breva tenía
cuerpo de gigante
y voz de niña.
Nada como su trino.
Era la misma
pena cantando
detrás de una sonrisa.
Evoca los limonares
de Málaga la dormida,
y hay en su llanto dejos
de sal marina.
Como Homero, cantó
ciego. Su voz tenía
algo de mar sin luz
y naranja exprimida.

CAFÉ CANTANTE

Lámparas de cristal
y espejos verdes.

Sobre el tablado oscuro,
la Parrala sostiene
una conversación
con la muerte.
La llama,
no viene,
y la vuelve a llamar.
Las gentes
aspiran los sollozos.
Y en los espejos verdes,
largas colas de seda
se mueven.

LAMENTACIÓN DE LA MUERTE

A MIGUEL BENÍTEZ

Sobre el cielo negro,
culebrinas amarillas.
Vine a este mundo con ojos
y me voy sin ellos.
¡Señor del mayor dolor!
Y luego,
un velón una manta
en el suelo.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


49 págs. / 1 hora, 27 minutos / 47 visitas.
Publicado el 21 de marzo de 2017 por Edu Robsy.