Texto: Jarrapellejos, Vida arcaica, feliz e independiente de un español representativo
de Felipe Trigo


Novela


0


Twitter Facebook


Jarrapellejos

No hay más información sobre el texto 'Jarrapellejos'.


Leer en línea

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Jarrapellejos

—¿Por qué fue, tío Ramas, por lo que estuvo usté en presillo?

—Por na: por dale unos trompis al aperaó de don Andrés Rivas, hasta queale sin sentío, que dicen que murió de las resurta, y por llevame unas cochinas mula, en total, que no valían siscientos rales.

Melchor estaba distraído, siempre mirando hacia el pueblo. Aguardaba a la Petrilla, hija de la querida del Gato, y que al anochecer veníase a las eras con su madre, para cenar y dormir bajo el cielo, echadas de La Joya por el calor y los mosquitos. Tuvo la sorpresa de verlas surgir de entre unos montones, ya bastante cerca. Petra y él eran novios. Aunque ella había cumplido apenas quince años, y él veinte, por hijo de viuda libre de servicio, trataban a todo escape de casarse. El Gato le hablaba, pues, como de familia. Nunca estaba de sobra un compañero convencido —por más que, hasta la fecha, habíase bastado él en las noches de invierno a la sencillísima tarea de esperar a los señores que salían del juego y pedirles (sonrisa en boca, garrote en mano y puñal en el bolsillo) cinco duros. «Don Fulano, si usté quisiá haceme el favó de argo, porque anda uno tan mal con un sueldo tan chico y tantas bocas en la casa...»


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


356 págs. / 10 horas, 23 minutos.
31 visitas.
Publicado el 13 de abril de 2019 por Edu Robsy.


Textos más populares de Felipe Trigo