Texto: El Jardín de Venus

Félix María Samaniego


Poesía


0


Twitter Facebook Google+


El Jardín de Venus

Cuentos eróticos moralizantes escritos en verso

Félix María de Samaniego, además de fábulas, dejó escrita una colección de cuentos obscenos, «El jardín de Venus», en los que, en total oposición a la cultura oficial, y en consonancia con una de las ideas fundamentales de la Ilustración, la de que a la naturaleza no hay que refrenarla, se exalta casi de forma hiperbólica la sexualidad, una sexualidad practicada por todo el mundo (con preferencia por personajes de la iglesia, curas y monjas), y de las más diversas maneras.

Así que, frente a una literatura moralizante, la de las fábulas, tenemos, del mismo autor, esta otra transgresora y desvergonzada, cuya lectura provoca fácilmente el regocijo y la carcajada.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Fragmento de El Jardín de Venus

No precisa el autor de aquesta historia
si tropezó en la tiesa caniloria
o en otra cosa; pero sí nos dice
que la vieja infelice,
por ir apresurada,
dio en la calle tan fuerte costalada
que se desolló el cutis de una pierna,
y, por el golpe rota la linterna,
perdió el cabo de vela y se vio a oscuras:
¡causa un porrazo muchas desventuras!

La pobre, al fin, se levantó diciendo:

—¡Ah, Satanás maldito, ya te entiendo;
mas no te bastarán tus tentaciones
para que pierda yo mis devociones!

Entre tanto, tentaba
el empedrado, por si el cabo hallaba,
y tal fortuna tuvo
que, al poco tiempo que buscando anduvo,
dio con la erguida pieza del soldado,
y al cogerla exclamó: —¡Dios sea loado!

Como no había allí dónde encenderla,
tuvo en la faltriquera que meterla
y, a la iglesia sus pasos dirigiendo,
llegó cuando la puerta iban abriendo.

Oyó misa, y entró en la sacristía
para encender su cabo;
acercole a una luz que en ella ardía,
pero el maldito nabo
dio con la llama tal chisporroteo
que apagó aquella vela.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


80 págs. / 2 horas, 20 minutos / 41 visitas.
Publicado el 16 de febrero de 2017 por Edu Robsy.