Libro gratis: El Primer Baño
de Francisco A. Baldarena


    Sin votos


cuento


0


El Primer Baño

Y llegó el momento del primer baño, pero al pajarito que había nacido primero, el agua con la cual tendría que hacerlo no le pareció la adecuada.

No hay más información sobre el texto 'El Primer Baño'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Regalar ebook

Edición física

Denunciar libro


Fragmento de El Primer Baño

   Mientras tanto abajo, mamá pájaro impartía instrucciones sobre el debido lavado a su hermanito, que chapaleaba feliz de la vida, pero con esmero, en el agua tóxica. Ninguno de los dos, sin embargo, se dio cuenta de la partida del pajarito que nació primero. Mamá pájaro todavía llamó hacia las alturas un par de veces: 
   Anda, no seas miedoso y ven a bañarte, hijo. 
   Pero para todo esto, el pajarito fugitivo ya sobrevolaba los tejados de la vecindad, más allá de la fábrica y rumbo a cualquier lugar o, mejor, hacia todos los lugares. Desde las alturas veía cuán grande y vasto era el mundo que se le negaba desde el escondido nido entre las rústicas ramas del pino donde había nacido. Allá abajo, la gente y los otros bichos que compartían el mundo parecían hormigas, siempre yendo hacia algún lugar y volviendo de otro, como él y otras aves que veía revolotear por aquí y por allá mismo lo hacían en ese preciso momento. Allá arriba venteaba bastante y el aire fresco, filtrándose por entre el plumaje, amenizaba un poco la picazón provocada por los piojillos; no obstante, un buen baño continuaba siendo necesario, el problema era que no veía agua limpia y saludable donde desprenderse los diminutos diablillos que tan grandemente lo acosaban, por ningún lado. Las fuentes de agua de las plazas, reflejadas de azul desde las alturas, llegando cerca se revelaban verdosas y llenas de larvas de mosquitos. Con las piscinas de las casas sucedía lo mismo. Presumió entonces que el agua que los humanos ponían en vasijas para que sus mascotas bebieran debiera ser diferente. ¡Tamaño engaño!, era igual de asquerosa, no estaba verde ni contenía larvas, pero era turbia y viscosa por causa del resto de comida y baba que los perros y los gatos dejaban caer de sus hocicos. Y con los cauces de agua que cortaban la ciudad el panorama, con el añadido de toneladas de basura y desagües cloacales, era aún peor. 


2 págs. / 4 minutos.
51 visitas.
Publicado el 24 de septiembre de 2021 por Francisco A. Baldarena .


Valoraciones


Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Para valorar 'El Primer Baño' es necesario identificarse en textos.info.


Libros más populares de Francisco A. Baldarena