Libro gratis: La Yeta
de Francisco A. Baldarena


    Sin votos


cuento


0


La Yeta

Agustín ha venido a cobrar el alquiler.

No hay más información sobre el texto 'La Yeta'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición dislexia

Enviar a Kindle

Enviar a Pocketbook

Regalar ebook

Edición física

Denunciar libro


Fragmento de La Yeta

   Rubén continúa: 


   Creéme, Agustín, Argentina saldrá a flote y entre todos, desde el más humilde campesino hasta el presidente, vamos a sacar adelante nuestra patria amada. Al final, recordá lo que dice la Biblia: "ayúdate para que te pueda ayudar". Y Dios, que nunca se olvida del todo de ninguno de sus hijos, no dejará a su pueblo a la intemperie (Agustín vuelve a mirar alrededor y más allá de la ventana, pero no ve a Dios que, como el dinero que vino a buscar, brilla por su ausencia). Todo esto no pasa de una prueba, pero nosotros, todos juntos, vamos a mostrarle a Él que somos dignos hijos Suyos. Y te digo más, somos argentinos y por lo tanto peleamos hasta el final (La única pelea hasta el final que recuerda Agustín es la de Ringo Bonavena vs. Cassius Clay. "Y así le fue al tano", reflexiona Agustín). 


   Rubén sigue: 


   Entretanto, esperemos que el próximo mes la cosa empiece a mejorar (Agustín va a decir algo, pero Rubén no lo deja porque sigue hablando como una cotorra). Pero ¿qué? No y no. No pensés en eso ahora, que es al pedo ("¿Será que me leyó el pensamiento?", se pregunta Agustín, que acaba de tener un pensamiento fatalista con respecto al dinero que ha venido a buscar). Yo no digo que sea fácil, pero tampoco que sea imposible ("¿Pero de qué habla?", se vuelve a preguntar Agustín), porque arreglar este despelote va a dar más trabajo del que le dio a Dios hacer el mundo, y mira que el barbudo es grande. Y todo por qué, ¿eh, Agustín? (Agustín va a decir que no sabe, pero Rubén no le da tiempo, con lo que se queda con la boca abierta, como un mamerto). Porque en el mundo mandamos nosotros, los humanos, los peores de los animales y ahí, mi amigo, la cosa se complica. Pero te prometo, y vos sabes bien que para mí las promesas son deudas (Agustín asiente con la cabeza. "Si lo sabrá yo", se dice), una cosa es deber algunos meses de alquiler, pero no pagar promesa, ¡ah, no!, eso sí que no admito (Agustín cuenta por debajo de la mesa con los dedos para ver cuántos meses son esos "algunos meses" de los que habla Rubén). 


4 págs. / 7 minutos.
174 visitas.
Publicado el 5 de diciembre de 2021 por Francisco A. Baldarena .


Valoraciones


Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Para valorar 'La Yeta' es necesario identificarse en textos.info.


Libros más populares de Francisco A. Baldarena