Texto: El Marido Pantasma
de Francisco de Quevedo y Villegas


Teatro, Entremés, Comedia


0


Twitter Facebook


El Marido Pantasma

No hay más información sobre el texto 'El Marido Pantasma'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de El Marido Pantasma

MENDOZA
Con el discurso mi tristeza alegras.
¡Que conjuren langostas y no suegras!
Como hay Flagelum demonum, quisiera
que un flagelum suegrorum se imprimiera,
y como hay abrenuncio, ¿no habría
abremadre, abrevieja y abre tía?

MUÑOZ
Eso no puede ser, Mendoza amigo
la cabeza te quiebras:
no quiero madre, y llueva Dios culebras.

MENDOZA
Aquí hay una mujer, que no se sabe
quién es, ni se conoce
padre, ni madre, ni pariente suyo,
que no trata con nadie, y tiene hacienda,
y no hay en este pueblo quien la entienda,
y todo lo trabuca.

MUÑOZ
Eso me ha dado en medio de la nuca.

MENDOZA
Pues no hay sino al momento
efetuar, Muñoz, el casamiento.

MUÑOZ
No me puedo casar súpitamente,
porque yo y otro amigo,
que nos vamos casando por el mundo,
nos dimos la palabra que primero
se había de casar él, y al momento
me avisaría de todo
lo que padece y pasa
el hombre que se casa;
y así será forzoso
el cumplir mi palabra y aguardallo.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


5 págs. / 10 minutos.
113 visitas.
Publicado el 18 de junio de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de Francisco de Quevedo y Villegas