Texto: El Castillo
de Franz Kafka


Novela


0


Twitter Facebook


El Castillo

No hay más información sobre el texto 'El Castillo'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de El Castillo

—Siéntese, siéntese, señor agrimensor —dijo el alcaide—, y dígame qué desea.

K le leyó la carta de Klamm y añadió algunos comentarios. Una vez más sintió la extraordinaria ligereza del trato con la administración. Asumían literalmente toda la carga, se les podía confiar lo que fuera y uno quedaba intacto y libre. Como si el alcaide hubiese sentido lo mismo a su manera, se revolvió incómodo en la cama. Finalmente, dijo:

—Como habrá notado, señor agrimensor, ya conocía el asunto. El que no haya emprendido nada se debe a dos motivos: primero mi enfermedad, y segundo que, como usted no venía, pensé que había renunciado al trabajo. Ahora que ha sido tan amable de venir a verme, debo decirle la desagradable verdad. Ha sido aceptado como agrimensor, como usted dice, pero, por desgracia, no necesitamos a ningún agrimensor. No hay ningún trabajo para usted. Los límites de nuestras pequeñas propiedades han sido trazados, todo ha sido registrado convenientemente, apenas hay transmisiones de propiedad y las pequeñas disputas de límites las arreglamos entre nosotros. ¿Para qué necesitamos, pues, a un agrimensor?


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


357 págs. / 10 horas, 26 minutos.
146 visitas.
Publicado el 9 de febrero de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Franz Kafka