Texto: El Castillo
de Franz Kafka


Novela


0


Twitter Facebook


El Castillo

No hay más información sobre el texto 'El Castillo'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física


Fragmento de El Castillo

—Siéntese, siéntese, señor agrimensor —dijo el alcaide—, y dígame qué desea.

K le leyó la carta de Klamm y añadió algunos comentarios. Una vez más sintió la extraordinaria ligereza del trato con la administración. Asumían literalmente toda la carga, se les podía confiar lo que fuera y uno quedaba intacto y libre. Como si el alcaide hubiese sentido lo mismo a su manera, se revolvió incómodo en la cama. Finalmente, dijo:

—Como habrá notado, señor agrimensor, ya conocía el asunto. El que no haya emprendido nada se debe a dos motivos: primero mi enfermedad, y segundo que, como usted no venía, pensé que había renunciado al trabajo. Ahora que ha sido tan amable de venir a verme, debo decirle la desagradable verdad. Ha sido aceptado como agrimensor, como usted dice, pero, por desgracia, no necesitamos a ningún agrimensor. No hay ningún trabajo para usted. Los límites de nuestras pequeñas propiedades han sido trazados, todo ha sido registrado convenientemente, apenas hay transmisiones de propiedad y las pequeñas disputas de límites las arreglamos entre nosotros. ¿Para qué necesitamos, pues, a un agrimensor?


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


357 págs. / 10 horas, 26 minutos.
115 visitas / 14 lecturas.
Publicado el 9 de febrero de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Franz Kafka