Educación holista: un camino hacia la cultura de paz

Fundación Ramón Gallegos


Ramón Gallegos, educación holista, inteligencia espiritual


Se requiere una educación donde el amor y la espiritualidad sean el centro, tal como lo propone la educación holista, esto garantizaría una mejor humanidad.

Pero estas capacidades  que corresponden al hemisferio derecho,  como son  la, creatividad, la intuición, la visualización o la concentración a través de la  meditación, son facultades que en la educación tradicional mecanicista, no se desarrollan, e incluso han estado  segregadas y menospreciadas. Si desde pequeños enseñamos a los niños a utilizar solamente su hemisferio izquierdo, cómo esperamos que pueda el ser humano utilizar esas facultades que lo lleven  a visualizaciones positivas,  para que desarrolle facultades como la  conciencia, la meditación,  o la sincronicidad  en beneficio  propio y de un cambio superior  de la humanidad?

 La  educación mecanicista es la que nos ha moldeado, hemos nacido y vivido en ella   y como dicen: “nadie da lo que no tiene”, esta visión aprendida  nos impide respetar la esencia   de los seres que tenemos como alumnos en nuestras manos. No sabemos  como respetar su espiritualidad  y ayudarlos a tener sus experiencias como buenos  seres  humanos, en beneficio propio y de los otros.

Seguir metidos en esa fragmentación nos llevar a condenar a muerte la mitad de nuestra esencia; ¿cómo entonces podemos anhelar un mundo mejor, armónico y amigable si nosotros mismos desconocemos el camino y las herramientas para hacerlo? Muchos estudios señalan que podemos moldear el futuro con nuestras imágenes, (capacidad que nos da el hemisferio derecho del cerebro.) Según Polar la fuerza potencial de una sociedad se refleja en la intensidad y energía de sus imágenes del futuro. Hay una relación muy estrecha entre  la imagen del futuro y el futuro mismo. No es casual que actualmente, todas las Instituciones  dentro de su estructura administrativa  citen como punto importante  y casi obligado  la VISION, que sería la proyección a futuro que como empresa se desea alcanzar. Es así como toda la energía se encausa y la gente se une en un propósito común

Hay que enseñar a los niños desde pequeños que eso que tienen en su interior y que es parte inherente a su naturaleza  como humanos, son herramientas valiosísimas que pueden utilizar en beneficio propio y del planeta. Lejos de despreciarlas o ignorarlas  hay que ayudarlos para que las reconozcan, las validen y las desarrollen.

Otra vez desde este enfoque, la educación holista nos brinda posibilidades, porque respeta profundamente nuestra naturaleza y fomenta el desarrollo de facultades como son la creatividad, la visualización, o  la imaginación; una educación integral acompaña  al estudiante  a que aflore todo su potencial.

Esto no implica que despeguemos los pies de la realidad, la crisis mundial es severa, todos la vivimos  y nada garantiza nuestra supervivencia. Hay una teoría de los sistemas disipativos,  que afirma que son precisamente estas crisis las que funcionan como   catalizadores que empujan a  la humanidad a un nuevo nivel evolutivo.

Pero aclaran que si la crirsis fuera demasiado fuerte y la humanidad no pudiera alcanzar el nivel de organización  necesario, sería un desastre  colectivo.

Sin embargo, se afirma que  el planeta no pierde nada si nosotros no alcanzamos el nivel adecuado de evolución para dar este salto y eso es cierto. Pero  reflexionemos un poco y démonos cuenta que si tenemos la capacidad para lograrlo, es urgente despertar  conciencias, porque para este género humano, la decisión es trascender o desaparecer.

Se requiere educar para despertar la conciencia  del maestro, del estudiante, de la comunidad; se requiere  educar  para  la paz y la responsabilidad,  para lograr no solo la supervivencia, sino la  felicidad... ¿Por qué es importante la educación para lograr un cambio? Siempre he creído que el suelo mas fértil,  donde se puede sembrar  sin que  la planta se marchite y  pueda dar  buenos  frutos, es  precisamente  la educación, por eso decidí entregar mi vida a ella, buscando aportar algo para tener un mundo mejor.

Trabajo con niños de Preescolar y Primaria, tratando de compartirles  no solamente a  ellos  sino también  a sus  familias  y a la comunidad  una visión distinta de la vida. Encontré en la maestría en educación holista, con mucho agrado  que el enfoque holista  confirma mi  postura. La educación puede apoyar o reproducir la ideología del  estado  dominante  y utilizarse como reforzador ideológico,  pero también como lo dice el Dr. Ramón Gallegos Nava es el único espacio donde puede darse una transformación real. 

Creo que la educación es determinante en la construcción de una visión nueva  del mundo. Como señala la educación holista se requieren maestros preparados y concientes, con trabajo permanente  sobre ellos mismos y un compromiso no solamente con los estudiantes, sino con la humanidad. Se requiere convertir las escuelas en  comunidades de aprendizaje, donde se eduque dentro de la compasión  y el amor universal

Hablar de una educación holista, pienso que es ver  el trabajo  que se hace  sobre la “paz” inmersa  tanto  en la cultura, como en la estructura y acción cotidiana de la Escuela. Yo no puedo concebirlo separado. Creo en una paz que se va construyendo día a día y que tiene que ir respaldada  con una cultura compartida por todos, una estructura que  respalde y apoye las  acciones.

También pienso  que   si se hemos realizado el trabajo  con los alumnos dentro de una  visión holista,   tendrían que  emerger  virtudes como  la responsabilidad, el respeto, el amor, la compasión, la libertad, y por lo tanto la paz  de manera natural. Es decir que un trabajo holista, haría florecer naturalmente los ingredientes de una cultura de paz.

Plantearlo de otra manera, como un agregado al currículo académico establecido como se ha hecho hasta ahora en las escuelas mecanicistas tradicionales desde mi punto de vista no tiene ningún sentido. Es necesario educar para la vida compartida en comunidad.

La Secretaría de Educación Pública anunció   estos días que se incorporará nuevamente la  materia de “civismo” al currículo académico, porque se tienen que trabajar valores  como el respeto, la honestidad, la veracidad, etc. que se habían abandonado y esto en aras de buscar  mejorar la vida en comunidad.

Hace algunos años cuando esta materia se quitó del programa nacional de educación se argumentó que no era importante y como no se obtenían los resultados esperados, lo mejor era dar ese tiempo a materias de más peso como lo eran las matemáticas o español Lo que no sirve  es la visión desde donde se plantea y la forma  como se imparte. La visión mecanicista no logra integrar la educación en la vida. Estoy convencida que solamente la visión holista podría hacer un trabajo profundo para lograr el cambio.

La educación holista no solamente  tiene un fuerte sustento  teórico, sino que  cuando la llevamos a la práctica, podemos constatar que toca el alma del niño, se mete como el agua en su esencia, en su familia  y va “permitiendo”, sanando, despertando la conciencia de ese futuro ciudadano terrestre. Ahí sí no hay duda de que la semilla cayó en tierra fértil.  Se está educando para la vida.

Hace falta convertir las Escuelas en pequeñas comunidades de alta Sinergia, donde la  nueva visión basada en la equidad, el amor universal y la compasión   se desarrolle y después estos modelos  se multipliquen.

Hay que recuperar el valor de la humanidad a través de la educación para hacer frente a los retos futuros desde el aprendizaje de una cultura universal.  Fundada en valores compartidos, inspirados por un deber ético y la   necesidad y realidad social: “todos deseamos vivir en paz”

 “La Educación holista es un viaje a través de la libertad, desde un estado de relativa dependencia en la conducta hasta un reconocimiento de la responsabilidad  de la interconexión de todo  y del propósito humano dentro de esta totalidad.  A esto se le llama interdependencia. Esta postura lleva al ser a verse unido con el todo teniendo como base la verdad y la espiritualidad

Coincido cuando se afirma que las  ideologías fundamentadas en el  nacionalismo, la explotación el racismo, la xenofobia etc. solamente enseñan a odiar al otro,  nos enseñan a despreciar al enemigo y esto es lo que convierte los brazos del ser humano en instrumentos de muerte. Es importante por otro lado  empezar a cambiar desde el  significado que le damos al término “paz”.  Se le  ha considerado  desde tiempos antiguos  como contrario a la guerra y en realidad es ausencia de violencia.

Algunos autores mencionan que “no se trata de saber si las sociedades de aproximan mas o menos a un tipo ideal de paz como objetivo final, sino discernir cómo estas identifican y resuelven los tipos de violencia que  se generan  y    cómo se enfrentan.

Muchos hablan de ser mas realistas, y abandonar la idea de estados de paz ideales y perfectos,   porque  las perfecciones no existen, cuando menos en este nivel.

Se trataría  también  de  identificar cuales son los espacios presentes de  violencia construidos históricamente por las sociedades. Y después  construir la paz en la estructura y en la cultura no solamente en la mente como propone la UNESCO

La paz es un proceso de progreso, de justicia, de respeto mutuo entre los pueblos, es el resultado de un proceso que se va construyendo, pero no puede darse fundada en violaciones de derechos e injusticias, esto todos sabemos que no puede durar, conduciría inevitablemente nuevamente  a   la violencia. Lo constatamos día a día cuando vemos la forma como las naciones se han  organizado y se relacionan entre sí.

No basta conseguirlo en la mente, se requieren “acciones”, en la cultura en la encomia, en la dimensión política y en lo social.

Esto desde mi punto de vista le da un toque holista. La solución es abordar el problema de manera integral, como se hace  en la educación holista y dentro de las comunidades de aprendizaje. Este tipo de escuelas, vendrían a ser como la  plantilla de base, si los estudiantes  se formaron dentro de  una visión integral, basados en la compasión y el amor, se convertirán en dirigentes que aborden  los problemas con los principios holistas aprendidos.

Mientras el concepto de paz no sea concebido desde la visión holista, lo que  se dará serán solamente  soluciones parciales  .Yo comparto el punto de vista, donde la paz debe ser vista como proceso , no como algo terminado, sino como algo en lo que tenemos que trabajar día a día,

Algo que se va construyendo. Actualmente se habla  de  varios conceptos de paz,  se habla de una positiva,  una negativa, una paz espiritual, una paz interior que desde algunos autores y desde mis puntos de vista,  es desde donde debemos partir. Desarrollarla dentro de nosotros para después poder  compartirla; es decir, primero desarrollarla interiormente para poder brindarla y enseñarla ¿Cómo podemos darla si no la  vivimos?

Es importante por lo tanto tener claro que nuestras acciones  son el resultado  de  nuestro interior.  No podemos ocultarnos, “como somos por dentro será como actuamos hacia fuera”.

Al trabajar en el aula, en cualquier nivel,  es muy importante  lo anterior,  aclarar  los conceptos  , que los alumnos se den cuenta que su conducta  va a  depender  totalmente del nivel que tengan en  su desarrollo interno y  de la estructura de sus conceptos.

A nivel mundial, los esfuerzos hechos por organizaciones como el de las Naciones Unidas  se han encontrado con apoyos pero también con muchos obstáculos, obstáculos de diferente índole, dependiendo de la problemática de cada país, económicos, sociales, políticos etc. y presentó un informe con los resultados obtenidos, pero si volteamos a la educación tendríamos que considerar lo siguiente.

Como sabemos se nombró el periodo 2001- 2010  como el decenio de una cultura de paz y no violencia para los niños del mundo.

Aquí en México muchas escuelas  a nivel Preescolar  han estado trabajando dentro de un programa especial  donde se tiene como centro la paz.

En mi experiencia directa,  los maestros no están debidamente  preparados internamente para poder abordar el tema y obtener los resultados esperados  y  sin gran temor a equivocarme,  creo que este sería  el obstáculo en muchos países y en la inmensa mayoría de las Escuelas  a nivel mundial.

Los maestros pueden manejar los conceptos, pero como hemos dicho, si no hay  primero un trabajo interno de desarrollo, aclaración de conceptos y congruencia entre su conducta y   lo que están enseñando, la influencia que podrán tener estos programas  va a ser  será mínima y poco profunda.

Tal como lo he constatado  al tener contacto con escuelas donde se  lleva a cabo el programa y nos encontramos con ambientes tensos de trabajo, donde los profesores aplican teóricamente la propuesta  y realizan las actividades, pero si observamos sus actitudes  y  las actitudes de los niños  se constata que los programas no ha tenido impacto sobre sus acciones  y su vida. Como decía anteriormente, ¿cómo lograr corazones compasivos, donde el maestro no sabe ni entiende lo que es eso?

Volvemos a mencionar aquí la propuesta holista, porque es la única que trabaja intensamente sobre le maestro, para que, como dice el Dalai Lama , tenga primero él una reflexión profunda   de la realidad  a través de meditaciones  y prácticas donde se desarrolle la sabiduría, la motivación, que los lleve a una transformación mental.

Habría un aumento en los valores espirituales, autodesarrollo y crecimiento, promoción de la salud, nutrición y uso eficaz de recursos energéticos y minerales etc. Tendríamos la conciencia de que no se podemos  crecer sin limite, hay que aprender a vivir con lo razonable.

Lo que  requerimos es continuar nuestro desarrollo en la conciencia, tal como lo propone Wilber, ir transitando  por la Espiral hasta  lograr alcanzar estados superiores de conciencia, donde lo que nos  moviera  ya no fueran intereses de acumulación material  para lograr sentirnos  bien, sino que nuestro motor fuera  el bien común, basado en el amor  y la compasión.

Que al final, sería la misma propuesta de Buda  o lo que nos propone la Filosofía Perenne,  y lo que ahora nos propone el Dr. Ramón Gallegos,  rescatar los valores universales  y desarrollar nuestra espiritualidad para que nos lleven a  tener una relación de alta sinergia, entre nosotros  los  seres humanos y con nuestro planeta.

La educación con visión holista es una propuesta que nos lleva a estos altos niveles de conciencia, una propuesta posible de llevar a cabo, bien fundamentado, compatible a todos los seres humanos y realizable   en relativamente poco tiempo.

Yo estoy muy contenta de haberla encontrado y de estar pudiendo    aplicarla, ojala muchos quitemos el miedo y las trabas que nos atan  y que nos impiden dar ese salto  que tanto necesita la humanidad.

Ya comenté dentro del ensayo la importancia de la Educación Holista, que ahora no puedo separarla de mi vida, porque la transformación se da  en todos los niveles. Una vez abierta la conciencia, no hay marcha atrás. Podremos elegir una conducta no adecuada, pero ya es con conciencia y esto siempre dejará un mal sabor de boca.

La maestría en educación holista enriqueció enormemente mi hacer como maestra. Comenté que mi programa era muy parecido a esta postura,  tal vez por la experiencias de vida. Hacer yoga, meditar, estar inmersa en el arte y en la educación por tanto tiempo me llevó a despertar la  conciencia en muchas áreas, sin embargo la maestría vino a estructurarme, a darme  fundamento, a solidificar y reafirmar mi postura.

 

Bibliografía

Gallegos Nava Ramón (2001) La educación del corazón. Doce principios para las escuelas holistas. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

Gallegos Nava Ramón (2001) Educación holista. Pedagogía del amor universal. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

Gallegos Nava Ramón (2001) Una visión integral de la educación. El corazón de la educación holista. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

Gallegos Nava Ramón (2001) Diálogos holistas. Educación holista y filosofía perenne I. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

Gallegos Nava Ramón (2003) Aprender a ser. El nacimiento de una nueva conciencia espiritual. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

Gallegos Nava Ramón (2003) Comunidades de aprendizaje. Transformando las escuelas en comunidades que aprenden. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

Gallegos Nava Ramón (2003) Pedagogía del amor universal. Una visión holista del mundo. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

Gallegos Nava Ramón (2004) Sabiduría, amor y compasión. Educación holista y filosofía perenne II. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

Gallegos Nava Ramón (2004) El Camino de la filosofía perenne. Educación holista y filosofía perenne III. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

Gallegos Nava Ramón (2005) Educación y espiritualidad. La educación como práctica espiritual. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

Gallegos Nava Ramón (2007) Inteligencia espiritual. Más allá de las inteligencias múltiples y emocional. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

 

Educación holista: un camino hacia la cultura de paz

Marcela Zepeda Zaleta,

Fundación Ramón Gallegos

Maestría Y Doctorado En Educación Holista

Guadalajara, Jalisco. México. 2019


Publicado el 16 de julio de 2019 por Fundación Ramón Gallegos.
Leído 0 veces.