Inteligencia espiritual, aprendiendo a ser feliz con Ramón Gallegos

Fundación Ramón Gallegos


ramón gallegos, educación holista, inteligencia espiritual


¿Cómo describir el proceso de estos años vividos?  ¿Tratar de escribirlo en palabras de un lenguaje dualista que limita?, solamente puedo hacerlo desde la visión amplia que integra, que trasciende, una visión que abarca, que permanece, que contempla y  que se mueve; solo desde  el holismo podría expresarlo en lenguaje que la mente y el espíritu comprenden. Sería un lenguaje libre que exprese no la forma ni la línea, solo la esencia sublime del interior de aquel que siente.

El camino ha transformado todas las dimensiones y niveles de mi ser. Ha venido a aclarar, ordenar y fundamentar mis vivencias, no tengo más que agradecer la oportunidad que me dio la vida al cursar estos años. Llegué buscando orden interno y al final evalúo y  puedo decir que lo encontré.

La lectura de estos tres últimos libros de Ramon Gallegos: “El néctar de la Felicidad”, “En unidad  con el Ser”  y “Conciencia iluminada” ha sido como una gota de miel que sella la inutilidad de un  abismo infértil, es una invitación a la experiencia  real que culmina  tanto estudio. No puedo hablar de los  libros sin remitirlo a mis vivencias y eso me dice que mi comprensión  va más allá de la mente, es una comprensión, si pudiera decir que el espíritu comprende, del espíritu mismo, porque cada respuesta que encuentro ahí me sintoniza con una verdad profunda que reconozco desde dentro.

Mucho había oído decir que leer escritos sagrados suben la frecuencia de aquel que los lee. Eso me pasa al leer estos libros de Ramon Gallegos, resuenan en mi interior y me llevan a  la expansión y  al gozo. Es muy curioso y tal vez tendría que guardar esta experiencia solamente para mí, pero me parece también necesario  que se conozca que  su lectura puede provocar estados como  los que vivo.

La lectura de los libros termina de engarzar hilos que aún estaban sueltos en mi comprensión mental y gozo espiritual.Después de leerlos comprendo que en niveles espirituales todo se simplifica, al final solo se puede hablar de la experiencia directa del Ser y  un  solo objetivo, conocer quién soy yo verdaderamente, darme cuenta que mi naturaleza es espiritual y desde ahí, en orden, con conocimiento, ecuanimidad, claridad y sencillez,  vivir esta experiencia maravillosa que es la vida.

Hago un recuento de lo andado de maestría y doctorado, de mis años más conscientes, me doy cuenta del camino, he transitado por el creyente,  el buscador y  he llegado al observador, he caminado por todas las visiones, por muchos  senderos… cuanto tiempo y cuanto trabajo invertido para llegar a la meta final: “yo soy la luz misma” …qué sencillo, me digo,  es como tener aquel “diamante en el bolsillo”, tan obvio y  la vez tan oculto, que se encuentra en  todo y siempre en el punto exquisito del presente.

Sé que voy por buen camino, la felicidad y paz me lo dicen, empieza a derrumbarse todo lo creado por la mente cuidado con tanto celo por años, como atesorando el bien más preciado. Esto me ha permitido romper, iniciar, tocar por momentos la libertad del Ser, una libertad que alcanzo autoindagando, solamente en atención,  me observo, salgo de la dualidad… ¡qué maravillosa sensación!

Poco a poco, suavemente  y sin sentir se ha  establecido mi “presencia”, la conciencia permanente, la observación en los detalles, la atención indispensable para andar, el resultado ha sido claridad, a través de la paciencia y un trabajo de humildad.

 Ahora aunque no quiera, aunque de pronto no lo acepte, me doy cuenta cada vez más de mí. Y alejarme de la ignorancia de mi esencia  también me aleja del sufrimiento y  veo que soy Eso y me engolosina encontrarme con mi profundidad, unirme con el Todo, vivirme sin separación,… pero los libros me recuerdan: “atiende la ecuanimidad”, porque el gozo   que encandila, también puede obstaculizar, es volver a caer sutilmente en el mismo punto transitado y que  por tantas veces caminado, es creer  que por fin has encontrado….  Pero avanzar es detenerse, avanzar  es observar con humildad y atenta ingenuidad; como la de un niño que solo mira,  como una gota de rocío que humedece y resplandece, pero no por un trabajo intrincado de la mente, sino por la inocencia que esclarece y que  por fresca y transparente solo permanece.

 Cada vez más, cada vez más estoy en mí misma y  un día, tal vez me quede ahí, en la permanencia plena de Eso que soy. Pero cuidado me digo, porque hace falta la no reacción, un observador ecuánime, que pueda ser testigo permanente, mantenerme ahí, solamente en presencia plena.

Me hago consciente que mucho he vivido en maya, una realidad equivocada  y aparente, creada por la mente que de ninguna manera es la realidad original. He estado impedida para conocer la verdad tal como es, esa realidad que solo se ve con el ojo espiritual.

Los tres  libros de Ramon Gallegos  invitan a vivir  la experiencia directa  de lo  real, no hay más. Salir del ego  que  está unido al movimiento, a la memoria, a la no responsabilidad; caminar  solo  y  sin andar, eso  requiere voluntad, determinación, valor y dignidad.

El libro Conciencia Iluminada habla del sendero budista para salir de ahí, de la ignorancia: desarrollo moral, desarrollo de la sabiduría y desarrollo de la atención, una triple puerta que me templa y desamarra.

La lectura del libro “el néctar de la felicidad” invita a vivir la experiencia directa, a permanecer ahí, vivir en esa expansión en movimiento, pero que en verdad se encuentra en el reposo inmaterial. Porque se necesita conocer, dejar la ignorancia, pero esto también significa dejar el pensamiento, porque el pensamiento engaña. Se requiere el conocimiento, un conocimiento real, el conocimiento espiritual que observa y encamina  a  descubrir que dentro  y solo ahí, está la  real felicidad.

Un punto que me parece muy importante, porque mucho me pregunté sobre eso en estos años de estudio, es sobre la  evolución de la conciencia. ¿Qué es?, cambia o no cambia, porque si soy conciencia real,… la esencia,  no puede evolucionar, ahora  está claro: existe una conciencia en reposo y otra unida a la dualidad, esa es la respuesta y cuando llega el orden y la comprensión,  encuentro serenidad.

La enseñanza dice que la espiritualidad tiene tres niveles: uno describe el qué, otro el cómo y el último contiene la experiencia directa que requiere estar en la presencia del maestro.

Mi mente me dice que vivirme desde la espiritualidad es ir al revés  de como he entendido  la materia, contrario a todo lo que he aprendido y por eso no lo veo. El mundo me ha enseñado que lo importante es “lo que llena” y mi esencia me dice: vive en el vacío. He aprendido en la vida  que lo real es acumular y mi esencia replica: todo lo tienes que soltar,.. Quédate fuera del tiempo, el espacio no tiene aquí cabida,  abandona la dualidad y atrévete a Ser.

Comprender estas aparentes contradicciones solo puedo desde el nivel superior, desde la otra inteligencia, desde la inteligencia espiritual,  que autoindaga,  que  discierne,  que  observa y quita  el condicionamiento  y la ignorancia, así se da el encuentro con el Ser, que es solo perfección, felicidad.

He vivido la  autoindagación  y es la que puede superar la dualidad, no es una indagación mental como es costumbre de la mente material, entro a otro nivel,   a quedarme en  la atención,  a quedarme sin la  mente, sin pensamientos y  atendiendo solamente al Ser, dice la enseñanza: “si se queda solamente en el Ser, se llega a la destrucción del ego” precisamente lo que busco,  vivir  en atención que  deja ver mi verdadera esencia, la que acuna mi felicidad real.

El libro el Néctar de la felicidad de Ramon Gallegos enseña “que el sufrimiento aunque quema cura”. Una verdad profunda, porque el sufrimiento enseña y de lo que se trata es de aprender, para estabilizar y salir de las trampas.

 Pero nuevamente estamos hablando de otro nivel de  aprender, es aquel que no acumula, el que  quita condicionamiento y sobreimposicion, se trata de quitar la realidad aparente que nubla al Ser, a la Conciencia, a la Felicidad, esa Felicidad que somos y que es la esencia misma, inseparable de Eso que a veces  olvido, pero que sé  que soy.

Únicamente autoengaños , bloqueos inexistentes, un estar sin entenderse, un vivir sin conocerse. Y el mundo, dónde queda,  ¿es necesidad  para ser  espiritual vivirme separado de toda la experiencia?, ¿ es la espiritualidad “un ente que camina fuera”   y que nada tiene que ver con lo existente?, ¿es eso que se juzga indiferente a toda experiencia mundana  y  que da la espalda sonriente a los problemas candentes que  en la humanidad material se recrudecen?

Nada más equivocado,  porque una vez que la  verdadera Espiritualidad  y su Inteligencia se establecen, el mundo y sus problemas quedan  por fin clarificados y a aquel nudo material  indisoluble y cruel, le encuentro solución  desde mi Mente.

Y cuando se habla de la luz manifestada  en esa inteligencia espiritual que  resplandece , cabe preguntarse si la “sombra”, de la que tanto se murmura, existe y oscurece. La pregunta me regresa  como un óvalo al inicio, creer en ella es solamente el reflejo de la ignorancia  de la falsa realidad en que vivimos, tenemos que ser conscientes que solo en la apariencia, ella florece.

 

BIBLIOGRAFIA.

- Gallegos Nava Ramón (2010) En Unidad con el Ser. Trilogía de inteligencia espiritual I. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

- Gallegos Nava Ramón (2010) La Conciencia Iluminada. Trilogía de inteligencia espiritual II. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

- Gallegos Nava Ramón (2010) El Néctar de la Felicidad. Trilogía de inteligencia espiritual III. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

- Gallegos Nava Ramón (2003) Comunidades de aprendizaje. Transformando las escuelas. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2003) Pedagogía del amor universal. Una visión holista del mundo. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

- Gallegos Nava Ramón (2004) Sabiduría, amor y compasión. Educación holista y filosofía perenne II. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

- Gallegos Nava Ramón (2004) El Camino de la filosofía perenne. Educación holista y filosofía perenne III. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

- Gallegos Nava Ramón (2005) Educación y espiritualidad. La educación como práctica espiritual. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

- Gallegos Nava Ramón (2007) Inteligencia espiritual. Más allá de las inteligencias múltiples y emocional. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.


Inteligencia espiritual, aprendiendo a ser feliz con Ramon Gallegos

Marcela Zepeda Zaleta

Fundación Ramón Gallegos

Posgrados en Educación Holista e Inteligencia Espiritual

2018. Guadalajara, México 


Publicado el 15 de mayo de 2018 por Fundación Ramón Gallegos.
Leído 2 veces.