Texto: El Perfume de la Dama de Negro
de Gastón Leroux


Novela


0


Twitter Facebook


El Perfume de la Dama de Negro

No hay más información sobre el texto 'El Perfume de la Dama de Negro'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de El Perfume de la Dama de Negro

De esta manera nos habló Robert Darzac, y puedo asegurarles que no es una transcripción aproximada. Rouletabille y yo juzgamos tan importante su relato que, a nuestra llegada a Menton, nos pusimos a escribirlo con la mayor fidelidad posible, y poco después, cuando lo tuvimos todo bien ligado, lo sometimos al criterio de Robert Darzac, que introdujo algunas modificaciones sin importancia, hasta quedar tal como lo habéis leído.

La noche del viaje del señor Stangerson y los Darzac no presentó ningún incidente digno de ser anotado. En la estación de Menton-Garavan se encontraron con Arthur Rance, quien también se sorprendió mucho de ver a los recién casados; pero, en cuanto supo que habían decidido pasar unos días en su casa, aceptando finalmente la invitación que hasta entonces habían rechazado con diferentes pretextos, se sintió muy satisfecho y declaró que su mujer estaría encantada. También se alegró al enterarse de la próxima llegada de Rouletabille. Arthur Rance había sufrido por la extrema reserva con que, incluso después de su matrimonio con miss Edith Prescott, lo había tratado Robert Darzac. En su última estancia en San Remo, el joven profesor de la Sorbona se había limitado a hacer una breve y escueta visita al castillo de Hércules. Sin embargo, cuando volvió a Francia, advertidos los Rance por los Stangerson de la vuelta de Darzac, se apresuraron a encontrarse con él en la estación de Menton-Garavan, la primera población después de la frontera, lo saludaron con toda cordialidad y alabaron amablemente su buen aspecto. En una palabra, no era culpa de Arthur Rance que sus relaciones con los Darzac no fueran mejores.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


293 págs. / 8 horas, 33 minutos.
126 visitas.
Publicado el 27 de enero de 2019 por Edu Robsy.


Textos más populares de Gastón Leroux