Libro gratis: Historia de los Reyes de Britania
de Geoffrey de Monmouth


    Sin votos


Historia


0


Historia de los Reyes de Britania

No hay más información sobre el texto 'Historia de los Reyes de Britania'.


Edición física


Fragmento de Historia de los Reyes de Britania

(38) Consumada la victoria, Belino reunió a todos los nobles del reino en Eboraco para decidir lo que hacían con el rey de los Daneses, pues, desde la prisión, Güitlaco le había propuesto someterse junto con toda la nación danesa y pagarle anualmente tributo, si lo autorizaba a regresar a su país en compañía de su amada. Se le dijo al Danés que confirmase el acuerdo por medio de un solemne juramento y por la cesión de rehenes. Convocados de nuevo los nobles, todos convinieron en que Belino accediese a la petición de Güitlaco en los términos conocidos. Así, pues, el rey de Dinamarca fue liberado y volvió a su país en compañía de su amada.

(39) Viendo que nadie podía oponérsele en todo el reino de Britania y que, por consiguiente, era el dueño de toda la isla, desde el mar hasta el mar, Belino confirmó las leyes que había promulgado su padre y reorganizó la justicia en sus dominios. Hizo especial hincapié en que las ciudades y los caminos que conducían a las ciudades tuviesen garantizada la paz que Dunvalón les había asignado. Como había dudas acerca de los caminos a los que debía aplicarse el edicto, y el rey no quería ambigüedades en sus leyes, convocó a todos los obreros de la isla y les ordenó construir una calzada de piedra y argamasa que atravesara la isla en toda su longitud, desde el mar de Cornubia hasta el litoral de Caithness, y que condujese directamente a las ciudades que se encontraban en el camino. Mandó también construir otra que atravesara la isla en toda su anchura, desde la ciudad de Menevia, sita a orillas del mar Demético, hasta Puerto de Hamón, y que indicase con claridad la dirección a las ciudades situadas a lo largo de esa ruta; y otras dos que cruzaran la isla oblicuamente y dieran acceso a las demás ciudades. Las sancionó después con todos los honores y dignidades, y proclamó solemnemente que cualquier violencia ejercida contra un semejante en dichas calzadas sería castigada, y que todo delito que sobre ellas se cometiese pertenecía a la jurisdicción real. Pero si el lector quiere conocer con detalle estas ordenanzas, debe leer las leyes Molmucinas que el historiador Gildas tradujo de la lengua británica a la latina y que el rey Alfredo vertió del latín al inglés.


228 págs. / 6 horas, 39 minutos.
664 visitas.
Publicado el 31 de octubre de 2017 por Edu Robsy.


Valoraciones


Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Para valorar 'Historia de los Reyes de Britania' es necesario identificarse en textos.info.