Texto: Diario de la Desaparición, Cuentos
de Gerardo P. Nieves


diario de la desaparición, gerardo p. nieves, ludivan 


0


Twitter Facebook


Diario de la Desaparición

Cuentos para periódico.

Esta serie de relatos cortos, escrita para ser publicada en un decadente panfleto político de la costa este, apenas sobrevivió lo suficiente para ser leída por algunos menos políticos afortunados. Las historias? Bueno, no se necesitan demasiadas palabras para abrir un mundo nuevo, para imaginar muy seguramente ninguna, para acabar con ellos luego tal vez si sea necesario algún poder que la literatura no tiene aún.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Diario de la Desaparición

Aprovechando la hora de la siesta, y que el campo quedaba al lado de la casa y los mayores estaban tranquilos sabiendo de nuestro paradero, empezamos un día, con Joaquín, que vino a pasar a la casa de la playa un mes entero porque es mi mejor amigo, una tarde tras otra, a encaminar la obra de acuerdo a un plano que previamente dibujamos en un papel secreto, al que fuéronsele sumando otros de acuerdo a las modificaciones convenientes que la construcción iba sufriendo a la par de las dificultades que surgían al momento de clavar las maderas, atar las cuerdas, acomodar las ramas del árbol. Hasta que, casi un mes después, teníamos todo un cuaderno secreto al que le pusimos “el libro”, donde era menester el registro de cualquier observación y/o inspiración concebida en las alturas del fuerte, que ya estábamos por terminar con la merecida inauguración todavía a planearse, y desde donde se podía dominar fácilmente con la visa buena parte de la casa y sus fondos boscosos, y casi toda la cuadra de calle. Por lo que los prodigios de nuestra curiosidad eran numerosos y engrosaban a ojos vista el documento.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


27 págs. / 48 minutos.
23 visitas.
Publicado el 25 de octubre de 2018 por Ludivan.


Textos más populares de Gerardo P. Nieves