Texto: El Club de los Negocios Raros
de Gilbert Keith Chesterton


Cuento


0


Twitter Facebook


El Club de los Negocios Raros

No hay más información sobre el texto 'El Club de los Negocios Raros'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de El Club de los Negocios Raros

El comandante Brown acogió la explicación con gran sencillez y muy buen humor.

—Bien argumentado, caballero, por supuesto —dijo—. No cabe duda, la idea es excelente; pero no creo… —Se detuvo un momento y miró por la ventana con aire soñador—. No creo que a mí me convenza. La verdad es que cuando uno ha visto la cosa con sus propios ojos, ¿comprende…?, la sangre, los hombres muriendo, lo que uno quiere es tener una casita y una pequeña chifladura. Como dice la Biblia: «Allí encontrarás el descanso».

Northover le hizo una reverencia. Después, tras una breve pausa, agregó:

—Señores, les ofrezco mi tarjeta. Si alguno desea recurrir a mis servicios en cualquier momento, a pesar del criterio del comandante sobre el asunto…

—Le agradecería que me diera su tarjeta, caballero —dijo el comandante con voz brusca, aunque cortés—. Pagaré la silla.

El director de la Agencia de Aventuras le tendió la tarjeta riéndose. Decía así:


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


146 págs. / 4 horas, 16 minutos.
147 visitas.
Publicado el 13 de octubre de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Gilbert Keith Chesterton