Libro gratis: El Escándalo del Padre Brown
de Gilbert Keith Chesterton


    Sin votos


Cuento


0


El Escándalo del Padre Brown

No hay más información sobre el texto 'El Escándalo del Padre Brown'.


Edición física


Fragmento de El Escándalo del Padre Brown

—¿Se refiere al vaso de Raggley? —preguntó Greenwood.

—No; me refiero a un vaso misterioso —replicó el sacerdote—. Ese vaso permaneció junto al vaso de leche y todavía contenía una pulgada o dos de whisky. Se da el caso que yo recuerdo que el director, invitado por el jovial Jukes, tomó un trago de ginebra. Espero que no sugerirá usted que nuestro musulmán era un bebedor de whisky disfrazado con un turbante verde, o que el reverendo David Pryce Jones se arreglaba para beber whisky y leche mezclado sin que lo advirtieran.

—Muchos viajantes de comercio toman whisky —dijo el inspector—. Es su costumbre.

—Sí, y generalmente toman demasiado —contestó el padre Brown—. En este caso tuvieron buen cuidado en llevárselo consigo hacia su propia sala. Pero aquel vaso quedó en el mostrador.

—Una casualidad, supongo —dijo Greenwood dudoso—. El hombre pudo obtener otro en la Sala Comercial.

El padre Brown meneó la cabeza.

—Usted ha aprendido a ver a las gentes tal como ellas son. Esa especie de hombres… Bien, algunos los llaman vulgares y algo comunes, pero ellos son así o de otra manera. Me complacería mucho decir que son, en su mayoría, hombres sencillos. Muchos de ellos, buenos hombres, muy alegres, que les gusta recordar su juventud y hacen chiquilladas; algunos pueden ser unos pillos, puede que tengan varias chicas y hasta hayan matado a varias de ellas. Pero muchos son hombres sencillos y, fíjese usted, la más escasa porción borrachos. Y no mucho; además, hay muchos duques o títulos de Oxford que se emborrachan. Pero cuando esa clase de hombres están en ese estado de convivencia, son una ayuda, porque se dan cuenta de las cosas, pero se dan cuenta de ellas muy estrepitosamente. ¿No ha observado que el más pequeño incidente los lanza a discursear? Si la cerveza se va en espuma, ellos se van en espuma con ella y han de decir: «¡Oh, Emma! Hazme feliz, ¿quieres?». Ahora bien, es sencillamente imposible para cinco de estos cinco seres festivos sentarse alrededor de la mesa en la Sala del Comercio, donde no hay más que cuatro vasos, quedando uno sin él, y sin alborotar por ello. Probablemente todos hubieran armado un escándalo. No esperaría, como un inglés de otra clase, hasta que pudieran obtener otro vaso más tarde. El aire hubiera resonado con expresiones «¿Y qué hay para este pequeñito?» o «¡Eh, Jorge! ¿Es que me he juntado con la Banda de la Esperanza?» o «¿Se ve algo verde en mi turbante?». Pero el encargado del bar no oyó tales exclamaciones. Tengo por cierto que el vaso de whisky dejado en el mostrador casi vacío fue por algún otro, acerca de quien no hemos pensado aún.


173 págs. / 5 horas, 3 minutos.
179 visitas.
Publicado el 5 de febrero de 2017 por Edu Robsy.


Valoraciones


Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Para valorar 'El Escándalo del Padre Brown' es necesario identificarse en textos.info.


Libros más populares de Gilbert Keith Chesterton