Texto: El Gabinete de Figuras de Cera
de Gustav Meyrink


Cuento


0


Twitter Facebook


El Gabinete de Figuras de Cera

No hay más información sobre el texto 'El Gabinete de Figuras de Cera'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de El Gabinete de Figuras de Cera

—El motor de allí es el que mantiene la relojería en funcionamiento que ocasiona esa espantosa torsión —dijo Sinclair a media voz, y señaló la máquina desnuda en la otra parte de la entrada que, trabajando en una fase de cuatro tiempos, originaba un ruido entrecortado.

Electrissiti, vivo, sí, todo viviente, sí —proclamaba el egipcio más arriba y entregaba una nota impresa—. En media hora, comienzo, sí.

—¿Cree posible que ese moreno sepa dónde se encuentra Mohammed Daraschekoh? —preguntó Obereit.

Pero Melchior Kreuzer no le oía. Se había ensimismado en el estudio de la nota y murmuraba los pasajes que más resaltaban.

—Los magnéticos gemelos Vayu y Dhanándschaya (con canto), ¿qué es eso? ¿Lo vieron también ayer? —preguntó de repente.

Sinclair negó con la cabeza.

—Los actores vivientes al parecer actúan desde hoy y…

—¿No es verdad, doctor Kreuzer, que conocía personalmente a Thomas Charnoque, el esposo de Lucrecia? —interrumpió Sebaldus Obereit.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


11 págs. / 19 minutos.
30 visitas.
Publicado el 14 de febrero de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Gustav Meyrink