Texto: La Mujer de Piedra
de Gustavo Adolfo Bécquer


Cuento


0


Twitter Facebook


La Mujer de Piedra

No hay más información sobre el texto 'La Mujer de Piedra'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física


Fragmento de La Mujer de Piedra

Por grande que sea la impresión que me causa un objeto, expuesto de continuo á la mirada del vulgo, parece como que lo debilita la idea de que aquella impresión tengo que compartirla con otros muchos. Por el contrario, cuando descubro un detalle ó un accidente que creo ha pasado hasta entonces desapercibido, encuentro cierta egoísta voluptuosidad en contemplarle á solas, en creer que únicamente para mí existe guardado, á fin de que yo lo aspire y goce su delicado perfume de virginidad y misterio. Al encontrar en el ángulo de aquella pequeña plaza, cuyo piso cubierto de menuda hierba indicaba bien á las claras su soledad continua, el cubo de piedra, flanqueado de arbotantes terminados en agudos pináculos de granito, que constituía el ábside ó parte posterior del magnífico templo, experimenté una sensación profunda, semejante á la del avaro que, removiendo la tierra, encuentra inopinadamente un tesoro.

Y en efecto, para un entusiasta por el arte, aquel armonioso conjunto de líneas elegantes y airosas, aquella profusión de ojivas rasgadas y llenas de delicadas tracerías, por entre cuyos huecos se dibujaban confusamente los vidrios de color enriquecidos de imágenes, hojas revueltas y blasones heráldicos, junto con las grandes masas de sombra y luz que ofrecían los pilares, al presentarse iluminados de una claridad dorada, mientras bañaban los muros con sus anchos batientes azulados y ligeros, constituían una verdadera maravilla.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


10 págs. / 17 minutos.
16 visitas / 1 lectura / 22 descargas.
Publicado el 10 de enero de 2019 por Edu Robsy.


Textos más populares de Gustavo Adolfo Bécquer