Texto: Amorosa
de Guy de Maupassant


Cuento


0


Twitter Facebook


Amorosa

No hay más información sobre el texto 'Amorosa'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Amorosa

—¿Qué te pasa?

Ella dijo:

—¿Puedo entrar?

—¡Ya lo creo!

—¿No me verá nadie?

—Absolutamente nadie.

—¿Ibas a salir?

—No.

Entró —como quien tiene muy conocida la casa— y desplomándose, casi desmayada, en el diván del gabinete, rompió a llorar, con la cara entre las manos. Él, arrodillado junto a ella, procuraba suavemente descubrir y ver sus ojos, repitiendo:

—Irene, Irene mía, ¿por qué lloras? Te lo suplico. ¡Dime por qué lloras!

La mujer balbució entre sollozos:

—¡No puedo... vivir así!

No la comprendía.

—¿Vivir así? ¿Cómo?

—No puedo vivir así... en mi casa. No quise decírtelo nunca, pero es horrible... No puedo... sufro demasiado... Me atormenta... ¡Me ha maltratado!...

—¿Tu marido?

—Sí...

—¡Ah!...

Lo sorprendió, porque no imaginaba —¡cómo imaginarlo!— que fuera brutal con su querida el marido; un hombre de finos modales, que frecuentaba el casino, la sala de armas, paseos y escenarios; jinete y tirador; muy conocido y estimado en sociedad, correcto y cortés; hombre de pocos alcances y de limitados conocimientos, pero con la inteligencia indispensable para discurrir como todas las gentes de su mundo y respetar las preocupaciones y rutinas elegantes.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


4 págs. / 8 minutos.
31 visitas.
Publicado el 4 de junio de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Guy de Maupassant