Texto: Confesiones de una Mujer
de Guy de Maupassant


Cuento


0


Twitter Facebook


Confesiones de una Mujer

No hay más información sobre el texto 'Confesiones de una Mujer'.


Edición física


Fragmento de Confesiones de una Mujer

El castillo donde vivíamos se encontraba en plena región desierta. Era un gran edificio triste, enmarcado por árboles enormes cuyo musgo hacía pensar en las blancas barbas de los ancianos. El parque, un verdadero bosque, estaba rodeado por un profundo foso de esos que llaman salto de lobo; y al final, del lado del páramo, teníamos dos grandes estanques llenos de cañas y de hierbas flotantes. Entre los dos, a orillas de un arroyo que los unía, mi marido había mandado construir una pequeña choza para tirar sobre los patos salvajes.

Teníamos, amén de nuestros criados normales, un guarda, una especie de bruto adicto a mi marido hasta la muerte, y una doncella, casi una amiga, locamente ligada a mí. Yo la había traído de España cinco años antes. Era una niña abandonada. Se la hubiera tomado por una gitana a causa de su tez morena, de sus ojos oscuros, de sus cabellos profundos como un bosque y siempre encrespados en torno a la frente. Contaba entonces dieciséis años, pero aparentaba veinte.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


4 págs. / 8 minutos.
57 visitas / 5 lecturas / 429 descargas.
Publicado el 4 de junio de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Guy de Maupassant