Texto: El Pequeño Tuk
de Hans Christian Andersen


Cuento infantil


0


Twitter Facebook


El Pequeño Tuk

No hay más información sobre el texto 'El Pequeño Tuk'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física


Fragmento de El Pequeño Tuk

Y allí se estuvo piensa que te piensa, hasta que de pronto le pareció que alguien le daba un beso en la boca y en los ojos. Se durmió, pero no estaba dormido; era como si la anciana lavandera lo mirara con sus dulces ojos y le dijera:

—Sería un gran pecado que mañana no supieses tus lecciones. Me has ayudado, ahora te ayudaré yo, y Dios Nuestro Señor lo hará en todo momento.

Y de pronto el libro empezó a moverse y a agitarse debajo de la almohada de nuestro pequeño Tuk.

—¡Quiquiriquí! ¡Put, put! —Era una gallina que venía de Kjöge.

—¡Soy una gallina de Kjöge! —gritó, y luego se puso a contar del número de habitantes que allí había, y de la batalla que en la ciudad se había librado, añadiendo empero que en realidad no valía la pena mencionarla.

Otro meneo y zarandeo y ¡bum!, algo que se cae: un ave de madera, el papagayo del tiro al pájaro de Prastö. Dijo que en aquella ciudad vivían tantos habitantes como clavos tenía él en el cuerpo, y estaba no poco orgulloso de ello.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


4 págs. / 8 minutos.
18 visitas / 1 lectura / 22 descargas.
Publicado el 28 de junio de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Hans Christian Andersen