Texto: Colores de Otoño

Henry David Thoreau


Ensayo


0


Twitter Facebook Google+


Colores de Otoño

No hay más información sobre el texto 'Colores de Otoño'.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Fragmento de Colores de Otoño

Pensad qué buen refugio son para uno, antes de que acabe agosto, del comienzo de las clases y de la sociedad que lo aísla. Puedo ocultarme entre las matas de tallos azules en los confines de los grandes pastizales. Y por las tardes, cada vez que paseo, la digitaria se alza como un guía que dirige mis pensamientos por senderos más poéticos que los recorridos últimamente.

Un hombre puede correr y pisotear plantas que le llegan a la cabeza sin enterarse de que existen, a pesar de que las siegue a toneladas, las esparza por sus establos y alimente con ellas a su ganado durante años. Sin embargo, si se detuviera a observarlas, se sentiría cautivado por su belleza. Hasta la planta más humilde, o hierbajo, como solemos llamarlas, está allí para expresar alguna idea o estado de ánimo nuestro… ¿Pero cuánto tiempo pasan allí en vano? He recorrido esos grandes pastizales tantos agostos y, a pesar de todo, jamás reconocí esas compañeras violáceas que tenía delante. Las rocé, las pisé y ahora, al fin, se alzan ante mí y me bendicen. La belleza y la riqueza auténticas suelen ser baratas y despreciadas. El Cielo podría definirse como el lugar que los hombres evitan. ¿Quién puede dudar de que estas plantas, que el agricultor ni siquiera advierte, se sientan compensadas de que uno repare en ellas? Puedo decir que nunca las había visto antes, pero, cuando me acerqué a mirarlas cara a cara, me obsequiaron con un resplandor morado de años anteriores. Y ahora, cada vez que voy allí, apenas veo otra cosa. Es el reino y el dominio de los andropogones.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


37 págs. / 1 hora, 5 minutos / 83 visitas.
Publicado el 8 de marzo de 2017 por Edu Robsy.