Texto: El Amadísimo Rolando
de Hermanos Grimm


Cuento infantil


0


Twitter Facebook


El Amadísimo Rolando

No hay más información sobre el texto 'El Amadísimo Rolando'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física


Fragmento de El Amadísimo Rolando

— Huyamos, pues –le dijo Rolando—, pero antes quítale la varita mágica; de otra manera no podremos salvarnos, si nos persigue.

La joven volvió en busca de la varita mágica; luego, tomando la cabeza de la muerta, derramó tres gotas de sangre en el suelo: una, delante de la cama; otra, en la cocina, y otra, en la escalera. Hecho esto, volvió a toda prisa a la casa de su amado.

Al amanecer, la vieja bruja se levantó y fue a llamar a su hija para darle el delantal; pero ella no acudió a sus voces. Gritó entonces:

— ¿Dónde estás?

— Aquí en la escalera, barriendo —respondió una de las gotas de sangre.

Salió la vieja, pero, al no ver a nadie en la escalera, volvió a gritar:

— ¿Dónde estás?

— En la cocina, calentándome —contestó la segunda gota de sangre.

Fue la bruja a la cocina, pero no había nadie, por lo que preguntó nuevamente en voz alta:

— ¿Dónde estás?

—¡Ay!, en mi cama, durmiendo —dijo la tercera gota.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


4 págs. / 7 minutos.
25 visitas / 2 lecturas / 22 descargas.
Publicado el 23 de agosto de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Hermanos Grimm