Texto: El Amadísimo Rolando

Hermanos Grimm


Cuento infantil


0


Twitter Facebook Google+


El Amadísimo Rolando

No hay más información sobre el texto 'El Amadísimo Rolando'.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Fragmento de El Amadísimo Rolando

— Huyamos, pues –le dijo Rolando—, pero antes quítale la varita mágica; de otra manera no podremos salvarnos, si nos persigue.

La joven volvió en busca de la varita mágica; luego, tomando la cabeza de la muerta, derramó tres gotas de sangre en el suelo: una, delante de la cama; otra, en la cocina, y otra, en la escalera. Hecho esto, volvió a toda prisa a la casa de su amado.

Al amanecer, la vieja bruja se levantó y fue a llamar a su hija para darle el delantal; pero ella no acudió a sus voces. Gritó entonces:

— ¿Dónde estás?

— Aquí en la escalera, barriendo —respondió una de las gotas de sangre.

Salió la vieja, pero, al no ver a nadie en la escalera, volvió a gritar:

— ¿Dónde estás?

— En la cocina, calentándome —contestó la segunda gota de sangre.

Fue la bruja a la cocina, pero no había nadie, por lo que preguntó nuevamente en voz alta:

— ¿Dónde estás?

—¡Ay!, en mi cama, durmiendo —dijo la tercera gota.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


4 págs. / 7 minutos / 17 visitas.
Publicado el 23 de agosto de 2016 por Edu Robsy.