Texto: La Carga Ligera

Hermanos Grimm


Cuento infantil


0


Twitter Facebook Google+


La Carga Ligera

No hay más información sobre el texto 'La Carga Ligera'.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Fragmento de La Carga Ligera

—Vieja, eres muy descarada, dijo el conde.

Y quiso deshacerse del saco, mas trabajó en vano, pues el saco estaba tan bien atado como si formara parte de su espalda. Se volvía y revolvía, pero sin conseguir soltar la carga.

La vieja se echó a reír, y se puso a saltar muy alegre con su muleta.

—No os incomodéis, mi querido señorito, le dijo, estáis en verdad encarnado como un gallo; llevad vuestro fardo con paciencia; cuando lleguemos a casa os daré una buena propina.

¿Qué había de hacer? tenía que someterse y arrastrarse con paciencia detrás de la vieja, que parecía volverse más lista a cada momento mientras, que su carga era cada vez más pesada. De repente toma carrera salta encima de su saco, y se sienta sobre él; aunque estaba ética, pesaba doble que la aldeana más robusta. Las rodillas del joven temblaron; pero cuando se detenía, le daba en las piernas con una varita. Subió jadeando la montaña y llegó por último a la casa de la vieja, en el mismo momento en que, próximo a sucumbir, hacía el último esfuerzo. Cuando los gansos distinguieron a la vieja extendieron sus picos hacia arriba, sacaron el cuello hacia adelante, y salieron a su encuentro dando gritos de ¡hu! ¡hu! Detrás de la bandada iba una muchacha alta y robusta pero fea como la noche.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


11 págs. / 19 minutos / 9 visitas.
Publicado el 23 de agosto de 2016 por Edu Robsy.