Texto: El Cura de Aldea

Honoré de Balzac


Novela


0


Twitter Facebook Google+


El Cura de Aldea

No hay más información sobre el texto 'El Cura de Aldea'.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Fragmento de El Cura de Aldea

En ese mismo año Limoges fue escenario del terrible espectáculo y del drama singular del proceso contra Tascheron, durante el cual el joven vizconde de Grandville tuvo ocasión de desplegar la inteligencia que más tarde le valió el nombramiento de procurador general.

A un anciano que vivía en una casa aislada del barrio de San Esteban lo encontraron asesinado. Un gran huerto con árboles frutales separa esa casa del resto del barrio, y un jardín la separa del campo. En el fondo del jardín hay los antiguos invernaderos abandonados. El río Vienne forma, frente a esa construcción, un pronunciado talud cuya inclinación permite distinguir desde allí el río. El patio en pendiente termina en el ribazo por medio de un pequeño muro en el cual, de trecho en trecho, se levantan unos pilares unidos entre sí por una verja que es más adorno que protección, pues sus barrotes son de madera pintada.

Ese anciano, llamado Pingret, famoso por su avaricia, vivía con una sirvienta, una campesina a la que le obligaba a hacer todo el trabajo de la casa. Él plantaba los rodrigones, podaba los árboles, recogía el fruto y lo mandaba a la ciudad, donde lo vendía, igual que hacía con todo lo que sacaba del huerto. La sobrina de ese anciano y su única heredera, casada con un pequeño rentista de la ciudad, el señor Des Vanneaulx, le pidió repetidas veces a su tío que contratase a un hombre para vigilar la casa, queriendo demostrarle que saldría ganando con el fruto de varias parcelas con árboles frutales, pero siempre se negó a escucharla. Esa negativa en un avaro reconocido daba pie a numerosas habladurías en las casas donde los Vanneaulx pasaban las veladas. Algunas veces las más divergentes opiniones interrumpieron una partida de boston. Varios espíritus sagaces llegaron a la conclusión de que en su casa se escondía un tesoro.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


288 págs. / 8 horas, 25 minutos / 42 visitas.
Publicado el 1 de abril de 2017 por Edu Robsy.