Texto: Cuentos Dispersos
de Horacio Quiroga


Cuento


0


Twitter Facebook


Cuentos Dispersos

Colección de cuentos dispersos

Colección de 36 relatos breves de Horacio Quiroga publicados en periódicos y revistas que no fueron recopilados hasta después de su muerte.

De temática muy diversa, esta miscelánea de cuentos permite identificar los temas principales de la obra de Quiroga y, a la vez, demuestran su maestría sin parangón en el relato breve. Con un lenguaje directo y certero es capaz de introducirnos en mundos muy diversos en unas pocas páginas, logrando nuestra atención y, a la vez, manteniendo intacta su capacidad para sorprendernos y extrañarnos.

Quiroga en estado puro, con su amargura, su alegría y su extrañeza ante la torpeza del hombre hacia la naturaleza y la vida. Imprescindible para tener una perspectiva completa de su obra, que debido a su temprana y dramática desaparición, no fue todo lo extensa que nos habría gustado.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Cuentos Dispersos

Mercedes quedó muy preocupado de sí mismo. Esa tarde salió solo. Al tomar la vereda de Victoria, leyó distraído en los vidrios: Miguel Mihanovich-Líneas a Bahía Blanca… Siguió adelante, deletreando mentalmente: Mi-ha-no-vich… Y al llegar a la última sílaba se acordó, de un modo tan nítido como inesperado, de un par de botines con puntera de bronce que había tenido en Chivilcoy cuando era chico, y que le habían durado siete meses. Entró en un bar, pidió café, llevó la taza a los labios, y al dejarla en el plato se encontró en Callao y Santa Fe. Posiblemente caminaba; pero su sorpresa fue tan grande que quedó parado. Su segunda sorpresa fue que, al evocar el bar del que acababa de salir, tuvo la impresión de un recuerdo vago, difícil, lejano, de esos que obligan a cerrar los ojos contrayendo el ceño. Era tal su estupefacción que no sabía cómo comenzar a dilucidar eso. Se dirigió a su casa, completamente aturdido. De pronto, con un escalofrío, vio el sol en los balcones: era «más temprano» que cuando había tomado el café. Y con un nuevo chucho, esta vez de frío y espantada confusión, notó que era invierno.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


150 págs. / 4 horas, 23 minutos.
75 visitas.
Publicado el 21 de octubre de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Horacio Quiroga