Texto: El Filósofo Autodidacta
de Ibn Tufail Abentofail


Filosofía


0


Twitter Facebook


El Filósofo Autodidacta

No hay más información sobre el texto 'El Filósofo Autodidacta'.


Edición física


Fragmento de El Filósofo Autodidacta

Una vez que el espíritu —dicen— fue fijado en aquel lugar, se le sometieron todas las potencias y se inclinaron completamente ante él por orden de Dios.

Enfrente de este receptáculo se formó otra burbuja, dividida en tres compartimentos, a los que separaba una membrana finísima y comunicantes por aberturas, llenos de un cuerpo aeriforme parecido al que ocupa el recinto primero, pero todavía más tenue que él; en estos tres departamentos, divididos de una sola concavidad, se alojaron una porción de aquellas potencias que se habían sometido al primer espíritu. Éstas fueron encargadas de guardar a las otras, de cuidarlas y de hacer llegar al espíritu, colocado en el primer receptáculo, todas las modificaciones, pequeñas o grandes, que en ellas se observasen.

Enfrente del primero, por la parte opuesta al segundo receptáculo, se formó una tercera burbuja, llena de un cuerpo aeriforme, pero más denso que los dos primeros, y en el cual se alojó otra parte de las potencias sometidas, que fue encargada de guardarlas y cuidarlas.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


101 págs. / 2 horas, 58 minutos.
66 visitas / 14 lecturas / 35 descargas.
Publicado el 30 de septiembre de 2016 por Edu Robsy.