Texto: Clemencia

Ignacio Manuel Altamirano


Novela


0


Twitter Facebook Google+


Clemencia

Una novela de amor en tiempos convulsos

Clemencia es sin duda la mejor novela de Ignacio M. Altamirano, en la que, gracias a su maestría narrativa, con un estilo sobrio y sencillo, mantiene al lector en suspenso hasta el desenlace, enriqueciendo paulatinamente el relato con descripciones detalladas de lugares y costumbres.

Clemencia es una historia eminentemente sentimental, en la que se plantea la diferencia entre el bien y el mal, los conflictos del hombre causados por la carne y el espíritu, en cuya trama avanza paralelo el convulso contexto político y social de ese tiempo en México.

En esta novela, Altamirano construye unos personajes psicológicamente complejos, acreditando que poco ha variado la naturaleza del ser humano, envuelto desde siempre en la ambición de dinero y poder, repitiendo los mismos dramas de amor, dentro de una sociedad que despreciaba al indio, como siguen haciendo a día de hoy aún muchas personas.

Clemencia es una obra de romanticismo puramente mexicano que funde con sabiduría, el arte de escribir con el momento histórico de un país. Una magnífica obra del gran novelista mexicano que fue Altamirano.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Fragmento de Clemencia

Y esto no da derecho a suponer que las dos jóvenes careciesen de talento y de criterio, no; la naturaleza había sido pródiga con ellas en dones físicos e intelectuales. Clemencia pasaba por tener una de las inteligencias más elevadas del bello sexo de Guadalajara. Isabel era citada por su talento. Ambas estaban dotadas del sentimiento más exquisito. Eran mujeres de corazón.

Pero juzgaban como juzgan casi todas las mujeres, por elevadas que sean, y eso en virtud de su organización especial. Aman lo bello y lo buscan antes en la materia que en el alma. Hay algo de sensual en su modo de ver las cosas. Particularmente las jóvenes no pueden prescindir de esta singularidad, sólo las viejas escogen primero lo útil y lo anteponen a lo bello. Las jóvenes creen que en lo bello se encierra siempre lo bueno, y a fe que muchas veces tienen razón.

Así, pues, Clemencia, desde que llegaron los oficiales, por una inclinación irresistible no cesó de dirigir frecuentes miradas para examinar a Flores, quien, a su vez, le hacía sentir el poder de sus ojos audaces e imperiosos.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


162 págs. / 4 horas, 44 minutos / 164 visitas.
Publicado el 1 de septiembre de 2016 por Edu Robsy.