Texto: Asia

Iván Turguéniev


Novela corta


0


Twitter Facebook Google+


Asia

No hay más información sobre el texto 'Asia'.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Extracto de Asia

—Sí, sí —asintió con un suspiro—, tiene usted razón. Son todos muy malos e inmaduros. Pero ¡qué le vamos a hacer! No he aprendido como es debido. Además, esa maldita indolencia propia de los eslavos siempre acaba reclamando su parte. Mientras uno sueña con el trabajo, se eleva por encima de las nubes como un águila y se siente capaz de volverlo todo patas arriba, pero, cuando se pone manos a la obra, pierde las fuerzas y se fatiga en seguida.

Traté de darle ánimos, pero me contuvo con un gesto de la mano y, cogiendo de una vez todos los cartones, los arrojó sobre el sofá.

—Si alguna vez consigo armarme de paciencia, acabaré haciendo alguna cosa de mérito —masculló entre dientes—. En caso contrario, nunca dejaré de ser un hidalgüelo ignorante. Será mejor que vayamos a buscar a Asia.

Salimos de casa y nos pusimos en camino.

IV

El sendero que llevaba a las ruinas serpenteaba por la vertiente de un estrecho valle cubierto de árboles. Al fondo discurría un arroyo que sal taba rumoroso de piedra en piedra, como dándose prisa por desembocar en el majestuoso río, que resplandecía sereno, más allá de la sombría línea de las abruptas montañas. Gaguin me llamó la atención sobre algunos parajes bellamente iluminados. En sus palabras se adivinaba, si no a un pintor, al menos a un artista. Pronto aparecieron las ruinas. En lo más alto de una peña pelada se destacaba una torre cuadrangular, toda negra, aún sólida, pero como atravesada por una grieta longitudinal. Unos muros cubiertos de musgo se apoyaban en ella; aquí y allá crecía la hiedra; por entre las grisáceas aspilleras y las bóvedas hundidas asomaban nudosos arbustos. Un sendero pedregoso conducía a las puertas, que se habían conservado intactas. Ya casi habíamos llegado cuando una silueta femenina surgió de pronto delante de nosotros, subió corriendo por entre un montón de escombros y se detuvo en un saliente del muro, justo al borde del precipicio.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 28 de enero de 2017 por Edu Robsy.
Título visto 118 veces.
57 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 1 hora, 40 minutos.