Texto: Humo
de Iván Turguéniev


Novela


0


Twitter Facebook


Humo

No hay más información sobre el texto 'Humo'.


Edición física


Fragmento de Humo

Litvinov quedó pensando en todo aquello, que le recordaba la soledad desolada de las estepas y la existencia sorda y triste que allí se soporta; y le pareció admirable leer aquella carta precisamente en Baden. En tanto, hacía tiempo que habían dado las doce de la noche. Litvinov se acostó y apagó la luz, pero no pudo conciliar el sueño. Los rostros que había visto, las discusiones que había oído se agitaban en su cabeza ardiente y alucinada. A veces le parecía escuchar los mugidos de Gubarev, y creía ver sus ojos de toro, con la mirada fija, e hipócrita; de pronto, aquellos mismos ojos se animaban, chisporroteando, y reconocía a la Sujantchikov, percibía su voz cascada, y murmuraba involuntariamente, luego de hacerlo ella: «¡Sí, señores!... ¡Le dio un bofetón!...»

Después era la figura original de Potuguin la que aparecía ante él, y recordaba, por décima o vigésima vez, cada una de sus palabras... Como un muñeco saliendo de una caja de sorpresa, Vorochilov saltaba, súbitamente, con su paletó ceñido como un uniforme. Más allá, Pichtchakin movía gravemente su bienintencionada y bien peinada cabeza. Allá abajo, Bindasov vociferaba y blasfemaba. Aquí Bambaev, fuera de sí, sollozaba... Y por encima de todo aquello, el perfume continuo inevitable, dulce y abrumador de los heliotropos, parecía intensificarse en la oscuridad y, sin permitirle descanso, le recordaba siempre algo que no acertaba a esclarecer.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


186 págs. / 5 horas, 25 minutos.
98 visitas / 11 lecturas / 55 descargas.
Publicado el 29 de enero de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Iván Turguéniev