Texto: Remanso de Paz
de Iván Turguéniev


Novela corta


0


Twitter Facebook


Remanso de Paz

No hay más información sobre el texto 'Remanso de Paz'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Remanso de Paz

Ipátov, que tampoco estaba muy fuerte en francés, se limitó a encogerse de hombros.

—¿Y cómo van sus chicos, quiero decir sus hijos? —preguntó a Yegor Kapitónich después de una pausa.

Yegor Kapitónich le miró de soslayo.

—Van bien. Estoy muy satisfecho de los dos. Las señoritas se me han ido de las manos, pero estoy contento con los chicos. Liolia hace bien su trabajo, los jefes le aprecian; Liolia es un buen chico. Pero Mijets es muy diferente. Nos ha salido filántropo.

—¿A qué se refiere?

—Dios sabe lo que le pasa. No habla con nadie, está asilvestrado. Matriona Markovna no hace más que regañarle: «¿Es que sigues el ejemplo de tu padre? Respétalo, pero en lo que respecta a los modales, imita a tu madre». Pero también él acabará corrigiéndose y entrando en razón.

Vladímir Sergueich pidió a Ipátov que le presentara a Yegor Kapitónich. Se entabló una conversación, en la que Maria Pávlovna no participó. Iván Ilich vino a sentarse a su lado, pero tampoco éste dijo más de dos palabras; las niñas se acercaron a él y se pusieron a contarle algo en susurros... Entró el ama de llaves, una viejecita delgada, tocada de un pañuelo oscuro, y anunció que la comida estaba servida. Todos se dirigieron al comedor.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


86 págs. / 2 horas, 31 minutos.
61 visitas.
Publicado el 28 de enero de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Iván Turguéniev