Texto: El Combate
de Jack London


Cuento


0


Twitter Facebook


El Combate

No hay más información sobre el texto 'El Combate'.


Edición física


Fragmento de El Combate

Y allí, en esa pequeña tienda sin historia, transcurrieron para ella seis años de formación. Genevieve tenía pocos conocidos. Había preferido no tener una verdadera compañera, por la simple razón de que no había aparecido ninguna muchacha que la satisficiera. Tampoco le gustaba pasearse con los muchachos del vecindario, como era costumbre entre las chicas desde los quince años. «Muñeca pretenciosa»: así la describían las demás en el barrio; y si su belleza y su reserva le habían valido esa enemistad, ella no dejaba de imponer cierto respeto. «Melocotones con nata», la llamaban los muchachos, pero solamente a media voz, y entre ellos, por temor a provocar la ira de las otras chicas, que reverenciaban a Genevieve de una manera casi religiosa, tan misteriosamente bella e inalcanzable les parecía.

Genevieve era muy bella. Salida de una larga estirpe de americanos puros, era una de esas maravillosas flores del mundo obrero que a veces florecen por azar, de manera inexplicable, desafiando la herencia y el medio. Era una belleza por su tez, pues la sangre irrigaba tan deliciosamente su piel blanca que la hacía merecer la descripción de «melocotones con nata». Era una belleza por la regularidad de sus rasgos; y, aunque se limitara a eso, era una belleza por la propia delicadeza de las líneas que la moldeaban. Discreta, silenciosa, imponente y digna, tenía un don para vestirse, y todo lo que llevaba puesto parecía adecuarse a su belleza y dignidad. Además, era de una feminidad deslumbrante, tierna, suave y atractiva, con la pasión ardiente de la compañera y la madre en la mujer. Pero este aspecto de su naturaleza había estado adormecido durante todos esos años, esperando que apareciera un compañero.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


49 págs. / 1 hora, 26 minutos.
47 visitas / 10 lecturas / 46 descargas.
Publicado el 5 de marzo de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Jack London