Texto: El Vagabundo de las Estrellas

Jack London


Novela


0


Twitter Facebook Google+


El Vagabundo de las Estrellas

No hay más información sobre el texto 'El Vagabundo de las Estrellas'.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Fragmento de El Vagabundo de las Estrellas

Aquel hombre era Philadelphia Red. Estaba condenado a cincuenta años por un atraco cometido en las calles de Alameda. Y había cumplido una docena de años cuando habló conmigo desde la camisa de fuerza; aquello ocurrió hace ya siete años. Era uno de los cuarenta condenados a cadena perpetua a quien Cecil Winwood se la había jugado. Por aquella infracción Philadelphia Red perdió todo su crédito. Ahora es un hombre de mediana edad y sigue todavía en San Quintín. Será un anciano cuando le dejen salir, si es que sobrevive.

Aguanté aquellas veinticuatro horas y desde entonces nunca he vuelto a ser el mismo. No, no estoy hablando de mi estado físico, aunque a la mañana siguiente, cuando me desataron, me sentía medio paralizado y tan abatido que los guardias estuvieron dándome patadas en las costillas para obligarme a levantarme. Mental y moralmente, era un hombre distinto. La tremenda tortura que había supuesto la camisa era una humillación y una afrenta a mi espíritu y a mi sentido de la justicia. Esa clase de disciplina no ablanda a un hombre. Salí de aquella primera experiencia en la camisa de fuerza rebosante de rabia y odio, sentimientos que no han hecho más que aumentar a lo largo de los años. ¡Dios mío, cuando pienso en las cosas que los hombres me han hecho! ¡Veinticuatro horas en la camisa de fuerza! Cómo iba yo a pensar aquella mañana, mientras me pateaban para que me levantase, que llegaría un día en el que veinticuatro horas en la camisa de fuerza no significarían nada; un día en el que, tras doscientas cuarenta horas encamisado, me encontrarían con la misma sonrisa en los labios.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


297 págs. / 8 horas, 41 minutos / 40 visitas.
Publicado el 5 de marzo de 2017 por Edu Robsy.