Texto: Una Nariz para el Rey
de Jack London


Cuento


0


Twitter Facebook


Una Nariz para el Rey

No hay más información sobre el texto 'Una Nariz para el Rey'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Una Nariz para el Rey

—¿Una nariz? —gritó el carcelero.

—¡Una nariz! —continuó Yi-Chin-Ho—. ¡Una nariz extraordinaria, por decirlo de alguna manera! ¡Una nariz verdaderamente digna de que se fijen en ella y en la que yo me he fijado!

—¡Ah, qué farsante! ¡Qué gracioso! —dijo riéndose a carcajadas—. ¡Y pensar que una cabeza tan admirable va a acabar en el tajo!

Dicho eso, dio media vuelta y se alejó. Pero, como a pesar de todo era blando de corazón y de cerebro, dejó salir a Yi-Chin-Ho cuando la noche estaba más oscura.

Fue éste al palacio del gobernador; lo encontró solo en su lecho y le sacudió.

—¡O yo no soy el gobernador o tú eres Yi-Chin-Ho! —gritó el personaje—. ¿Qué haces aquí cuando tendrías que estar en la cárcel esperando al verdugo?

—Ruego, a Vuestra Excelencia, que tenga a bien escucharme —dijo Yi-Chin-Ho, poniéndose en cuclillas cerca del lecho y encendiendo su pipa en el brasero—. Soy un hombre muerto que no tiene valor alguno. En verdad que es como si estuviese muerto, sin valor para el gobierno y para Vuestra Excelencia, ni tampoco para mí mismo. Pero si, por decirlo así, Vuestra Excelencia, quisiese ponerme en libertad…


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


5 págs. / 10 minutos.
123 visitas.
Publicado el 8 de marzo de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Jack London