Texto: El Idilio de Pedrín
de Joaquín Dicenta


Novela corta


0


Twitter Facebook


El Idilio de Pedrín

No hay más información sobre el texto 'El Idilio de Pedrín'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de El Idilio de Pedrín

Más de una barca se rompió allí sin que el tripulante tornase a aparecer. Más de un pescador fue allí cogido bruscamente y arrastrado al fondo de las aguas.

No es el temporal quien estrella la barca; no es la marea quien traga al pescador. Es la hija del mar, es su abrazo. ¡Abrazo maldito! No ha de ser más que uno, y hay que pagarlo con la vida.

Ahí tenéis la leyenda de la roca alfombrada con musgos.

III

Pedrín fue a la escuela y aprendió pronto y bien cuanto podía enseñar el maestro.

Era éste, contra costumbre de españolas aldeas, un buen profesor. A más, y contra costumbre también, poseía tierras laborables y gozaba de casa propia y de parte en un lanchón de pesca.

Estos bienes le permitían no hacer hincapié en atrasos de sueldo; y este no hacer hincapié en los haberes le autorizaba a no sufrir las imposiciones del cura y a tenérselas tiesas con él, sin enojo oficial de los ediles y el alcalde. De algún modo habían ellos de corresponder con sujeto que sabía dar por cobrado lo nunca recibido.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


34 págs. / 1 hora.
8 visitas.
Publicado el 29 de septiembre de 2019 por Edu Robsy.


Textos más populares de Joaquín Dicenta