Texto: Noches Lúgubres
de José Cadalso


Teatro, diálogo


0


Twitter Facebook


Noches Lúgubres

No hay más información sobre el texto 'Noches Lúgubres'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física


Fragmento de Noches Lúgubres

LORENZO.—Sí será, pero no extrañaría yo que vinieses en busca de su dinero. Es tan útil en el mundo...

TEDIATO.—Poca cantidad, sí, es útil, pues nos alimenta, nos viste y nos da las pocas cosas necesarias a la breve y mísera vida del hombre; pero mucha es dañosa.

LORENZO.—¡Hola! ¿Y por qué?

TEDIATO.—Porque fomenta las pasiones, engendra nuevos vicios y a fuerza de multiplicar delitos invierte todo el orden de la Naturaleza; y lo bueno se sustrae de su dominio sin el fin dichoso... Con él no pudieron arrancarme mi dicha. ¡Ay! Vamos.

LORENZO.—Sí, pero antes de llegar allá hemos de tropezar en aquella otra sepultura, y se me eriza el pelo cuando paso junto a ella.

TEDIATO.—¿Por qué te espanta esa más que cualquiera de las otras?

LORENZO.—Porque murió de repente el sujeto que en ella se enterró. Estas muertes repentinas me asombran.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


24 págs. / 43 minutos.
39 visitas / 2 lecturas / 37 descargas.
Publicado el 24 de septiembre de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de José Cadalso