Texto: Nubes de Estío
de José María de Pereda


Novela


0


Twitter Facebook


Nubes de Estío

No hay más información sobre el texto 'Nubes de Estío'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Nubes de Estío

—¡Eso sí que no te lo consiento! —exclamó entonces, hasta iracundo, don Roque, que ya se había amoscado de veras con la deslealtad de su hija.— Búrlate de los demás, búrlate de mí mismo, de tu mismo padre, si quieres; pero no me toques a ese hombre, ni en broma. ¡La única cabeza de ley que hay en el pueblo! Y en últimos y finalmente, ¿qué sabes tú de esas cosas, bachilleruca del diantre?

—No te me enfades, papá —respondió Petrilla con una sonrisa, y un acento, y un caer de ojos que pellizcaban,— porque no vale la pena; pero desengáñate: ese Sancho... Panza, es tonto, y tonto por lo serio, que es el peor género de tontería que se conoce.

—¡Chiquilla!

—Corriente; que no lo sea —añadió Petrilla hecha una malva al ver a su padre tan sulfurado.— Después de todo, como yo no me he de casar con él...

Y como en esto acabara doña Angustias de guardar los postres en el aparador, y comenzara la doncella a recoger la cristalería y los mendrugos de pan; apagadas las iras de don Roque y vuelto a su ordinario y pacífico nivel por la virtud de cuatro zalamerías de Petra, diose por terminada la sobremesa, y cada mochuelo (salva sea la comparanza) se fue a su olivo.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


387 págs. / 11 horas, 17 minutos.
38 visitas.
Publicado el 22 de octubre de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de José María de Pereda