Texto: El Filibusterismo, Segunda parte de Noli me Tangere
de José Rizal


Novela


0


Twitter Facebook


El Filibusterismo

Segunda parte de Noli me Tangere

El libro trata sobre la vuelta del principal personaje de la novela Noli me tangere, Crisóstomo Ibarra, como el rico y famoso joyero Simoun. Desilusionado por los abusos de los españoles, Ibarra abandona su pacifismo para volver a las Filipinas y comenzar una revolución violenta. El Basilio, de Noli me tangere, es reclutado por Ibarra para ayudarle detonando una bomba en una reunión social, señalando el principio de una revolución. Sin embargo, Basilio advierte a su amigo Isagani de la conspiración. Al advertir que su amada está en el edificio, Isagani lanza la bomba en el río, abortando la explosión y la revolución. Simoun se suicida tomando veneno, y encuentra su descanso final con un sacerdote, el padre Florentino, quien oye su confesión y le asegura que no toda esperanza está perdida. Tras la muerte de Simoun, el sacerdote echa las joyas en el mar con la esperanza de que sean halladas en el futuro para servir a un buen propósito.

Eruditos e historiadores interpretan la novela como alegoría de la lucha interior de Rizal para reconciliar su esperanza de alcanzar la independencia con su pacifismo. Se ha dicho que el estilo y el contenido son más propios de un debate entre partes contrarias que de una narración. Muchos críticos opinan que la muerte de Simoun y el lamento del padre Florentino reafirman la fe del autor en lograr la independencia de su país por medios pacíficos.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física


Fragmento de El Filibusterismo

Simoun se calló. Viendo que no conseguía despertar el entusiasmo en aquella alma fría, acudió á otro argumento, y preguntó cambiando de tono:

—¿Y por la memoria de su madre y de su hermano, qué hace usted? ¿Basta venir aquí cada año y llorar como una mujer sobre una tumba?

Y se rió burlonamente.

El tiro dió en el blanco; Basilio se inmutó y avanzó un paso.

—¿Qué quiere usted que haga? preguntó con ira. Sin medios, sin posicion social ¿he de obtener justicia contra sus verdugos? Sería otra víctima y me estrellaría como un pedazo de vidrio lanzado contra una roca. ¡Ah, hace usted mal en recordármelo porque es tocar inutilmente una llaga!

—¿Y si yo le ofrezco á usted mi apoyo?

Basilio sacudió la cabeza y se quedó pensativo.

—¡Todas las reivindicaciones de la justicia, todas las venganzas de la tierra no harán revivir un solo cabello de mi madre, refrescar una sonrisa en los labios de mi hermano! Que duerman en paz... ¿Qué he de sacar aun cuando me vengase?


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


327 págs. / 9 horas, 32 minutos.
32 visitas / 20 lecturas / 48 descargas.
Publicado el 13 de octubre de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de José Rizal