Texto: El Fin de las Ataduras
de Joseph Conrad


Novela


0


Twitter Facebook


El Fin de las Ataduras

No hay más información sobre el texto 'El Fin de las Ataduras'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de El Fin de las Ataduras

—Le voy a decir lo que deberían hacer ahora, Whalley —dijo entre dientes el capitán Eliott.

—¿Y bien?

—Deberían mandar a un verdadero lord de sangre real cuando le llegue la hora a sir Frederick, ¿no le parece?

Lo que no podía entender demasiado bien el capitán Whalley era por qué un lord de sangre real iba a hacer las cosas mejor que ningún otro hombre, pero claramente su acompañante no pensaba lo mismo.

—No, le aseguro que no. Todo esto marcha solo. Ya no hay quien lo detenga. Para mí es ideal un gran lord —gruñó—: fíjese en todos los cambios que hemos vivido a lo largo de estos años. Lo que necesitamos por aquí es un lord. En Bombay ya tienen a uno.

Cenaba una o dos veces al año en la casa del gobernador —un palacio con grandes arcadas y ventanas que estaba en lo alto de una colina rodeada de jardines—, y últimamente había estado llevando en su lancha a un duque para que contemplara el progreso de las obras del puerto. Antes de eso había acudido con «todo respeto» a encontrar personalmente una buena dotación para el yate del duque. Más tarde lo habían invitado a comer a bordo. Hasta la duquesa comió con ellos. Una oronda dama de cara enrojecida y un poco quemada por el sol, un poco echada a perder, pero de modales muy agradables. Iban de camino a Japón…


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


176 págs. / 5 horas, 8 minutos.
44 visitas.
Publicado el 30 de agosto de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de Joseph Conrad