Texto: Viaje a la Isla de Mallorca en el Estío de 1845
de Juan Cortada


Viajes


0


Twitter Facebook


Viaje a la Isla de Mallorca en el Estío de 1845

No hay más información sobre el texto 'Viaje a la Isla de Mallorca en el Estío de 1845'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Viaje a la Isla de Mallorca en el Estío de 1845

Estos cuadros adornan en nuestros tiempos la fachada de las Casas consistoriales en los dias de gala; y hasta hace algunos años la adornaban en el día del aniversario de la conquista que se celebraba con la función pública llamada Colcada ó sea cabalgada, cuya función está minuciosamente descrita en mi libro Las revueltas de Cataluña ó el Bastardo de Enteriza, obrilla que ha tenido en Mallorca mas fama de la que merece, y bien sé yo el por qué.

En seguida hemos ido al antiguo Colegio de los Jesuítas llamado Montesión, edificio de pésimo gusto barroco, como todos los de su tiempo, y que acaso solo debe mentarse por la capilla en que está el sepulcro del jesuíta el beato Alfonso Rodríguez, construida toda ella de variados y hermosos jaspes del país, y que sería un monumento muy regular si la profusion de adornos propia del gusto de la época en que se hizo no echase á perder toda su grandiosidad y buen estilo. He dicho que acaso solo merecería mentarse por dicha capilla; pero ademas es digno este edificio de que se mencione porque hay en él una biblioteca. La base de ella es la que tenían los jesuítas; pero se han añadido libros de los conventos suprimidos que se salvaron sí nó de la rapacidad al menos del abandono y de la incuria de los que debieran ocuparse de recoger ese precioso tesoro en el momento de la supresión de los regulares. La biblioteca que era de los jesuítas está corriente y bien arreglada; pero los demás libros hacinados en corredores, revueltos en algunos cuartos, tirados por el suelo, rotos, llenos de polvo y convertidos en pasto de ratones causan lástima, si ya no dispiertan justo enojo. Sin embargo parece que hay bibliotecario , y si no puede culparse al actual, pues á lo que parece lo es desde poco tiempo, son dignos de grande vituperio sus antecesores, porque debieron haber arreglado eso ó dimitido el cargo. El abandono de esta multitud de libros no hace mas que añadir un guarismo á los infinitos abandonos de la misma clase que por desdicha se ven en España. Líbreme Dios de decir las cosas que al pensar en esto me ocurren.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


243 págs. / 7 horas, 5 minutos.
34 visitas.
Publicado el 2 de marzo de 2018 por Edu Robsy.