Descubrimiento Científico

Juan José Suárez


Alma, Descubrimiento, Concepción, Fecundación, Ciencia, Creación


Descubrimiento científico.

 

En abril del 2003 un grupo de científicos encabezado por el doctor Francis Collins descubrió la existencia del alma humana. En esa fecha ellos descubrieron que el genoma humano es apenas uno o dos por ciento superior biológicamente hablando que el de los simios, mientras que, como es obvio y evidente, los humanos somos 1000 millones de veces más "inteligentes" que ellos, además de tener otros valores que ellos ni siquiera se imaginarían que existen o que en ellos no se pueden imaginar, o que no se pueden asociar a ellos. ¿Qué significa esto? Precisamente que la diferencia entre ellos y nosotros (mil millones) se debe al alma, no al cerebro ni a la biología de nosotros con respecto de ellos. Dicho de otra forma: si le "metemos" un alma humana a un simio, obtenemos a un humano, simple y llanamente.

El alma es el software del humano, el cerebro es el disco duro. El cuerpo es el hardware. La fe es la interfaz de esa "computadora".

El software humano está compuesto por inteligencia, imaginación, fe y voluntad, y es esta última a que determina y desarrolla los valores, valores impensables en otros seres vivos. Ese software nos hace semejantes a Dios.

¿Puedes pesar el software de una computadora?
¿Como cuantificas los Valores? Por su TRASCENDENCIA

La hipotética inteligencia de los delfines, de los changos, de los perros y de otros animales no es otra cosa que una participación de la Inteligencia de Dios a esos animales, ya que ellos no tienen alma. Dios les participa su inteligencia para sobrevivir.

Es importante que investigues que es la interfaz de una computadora. El software no se puede ver ni oír ni pesar por sí solo, sólo se sabe que existe, y se conoce y se aprovecha por la interacción que tiene nuestro software con el de la computadora, eso es la interfaz.

La fe es el cordón umbilical que une nuestro software al de Dios. Pero ese cordón no nos quita la libertad que nos da la voluntad. La voluntad nos hace diferentes a los demás seres vivos, que sólo participan de la inteligencia de Dios, no de su voluntad.


¿Crea Dios el alma en el momento de la concepción?

 

Cuando el óvulo de la Mujer es fecundado se produce la concepción de un nuevo Ser Humano, pero, ¿si luego de algunas horas se produce una subdivisión, y se producen dos embriones…?

 

La Biblia no dice explícitamente cuándo Dios crea el alma o las almas, pero es fácil deducir que en el momento de crear a cualquier ser, incluyendo al Hombre, Dios crea toda la naturaleza de ese ser, es decir, al crear a cada ser por primera vez crea todo lo relacionado con ese ser, todo lo que lo distingue y lo distinguirá de los otros seres.

Dios no CREA el alma en el momento de la concepción, Dios PONE el alma en ese momento, y pone dos almas cuando hay dos concepciones; y Dios decide cuántas concepciones hay en cada acto fecundo. El Hombre y la Mujer ponen el cuerpo del nuevo Humano y Dios pone el alma de ese nuevo humano.

 

Dios INSUFLO en las narices de Adán su aliento de vida. Ese aliento ya existía en Dios.  Nos dice San Pablo que los humanos estamos en el pensamiento de Dios desde la eternidad.

Así como las células del embrión y el barro de Adán ya existían, también las almas ya existían. Al unirse crean un nuevo ser, un nuevo Humano, una nueva Persona Humana, cuerpo y alma.

Al unirse y/o combinarse dos cosas pre-existentes forman un nuevo ser, distinto.

 

La Creación terminó el sexto día, después Dios no crea nada, sólo lo transforma y/o lo combina.

 

Hay un axioma que afirma que “la materia no se crea ni se destruye, solo se transforma”, y yo le agrego: “Efectivamente. Dios ya ha creado toda la materia que existe, no la crea a lo largo de la Historia”. Si Dios agregara un solo átomo al Universo, todo el Universo perdería el equilibrio, equilibrio que Él Mismo le dio desde el Principio del tiempo.

 

Ese mismo axioma se aplica a lo espiritual: Coros celestiales y Almas de los Humanos; Dios no los crea con el paso del tiempo, ya creó todo en seis días.


Publicado el 6 de agosto de 2017 por Juan Jose Suarez.
Leído 11 veces.