Texto: El Cristo Amonestado
de Jules Renard


Cuento


0


Twitter Facebook


El Cristo Amonestado

No hay más información sobre el texto 'El Cristo Amonestado'.


Edición física


Fragmento de El Cristo Amonestado

(...) viento lo había desclavado y arrojado al suelo, sin duda.

Tiennette se santigua y levanta el Cristo con todas las precauciones, como si se tratara de una persona aún viva.

No puede volver a colocarlo en la cruz que está demasiado alta; pero tampoco puede dejarlo solo, al borde de la carretera.

Además, se ha estropeado al caer y le faltan varios dedos.

—Voy a llevar el Cristo al carpintero para que lo repare —se dice.

Lo agarra piadosamente por la cintura y se lo lleva, sin correr. Pero es tan pesado que se desliza entre sus brazos y, con frecuencia, se ve obligada a subirlo con una violenta sacudida.

Y cada vez, les clavos que antes sujetaban los pies del Cristo agarran la falta de Tiennette, la levantan un poco y dejan ver sus piernas.

—¡Quiere estarse quieto, Señor! —le dice.

Y con toda sencillez, Tiennette da unos suaves cachetes en las mejillas del Cristo, con (...)


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


1 pág. / 1 minuto.
22 visitas / 5 lecturas / 18 descargas.
Publicado el 21 de octubre de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Jules Renard