Texto: Edgar Poe y sus Obras
de Julio Verne


Crítica, Biografía


0


Twitter Facebook


Edgar Poe y sus Obras

No hay más información sobre el texto 'Edgar Poe y sus Obras'.


Edición física


Fragmento de Edgar Poe y sus Obras

Durante toda la noche, permaneció callado, y, sólo al día siguiente, al mediodía, le preguntó a su compañero si había notado algo particular en el lugar del crimen.

Es aquí donde el analista Dupin comienza a aparecer.

«Bien —dijo Dupin—, estoy esperando ahora a alguien que si bien no es quizás el perpetrador de esas carnicerías, debe hallarse implicado en cierta manera en su ejecución. Es probable que sea inocente de la parte más horrible de los crímenes… Espero la llegada de ese hombre en cualquier momento y en esta habitación… Si viene, habrá que retenerlo. He ahí unas pistolas; los dos sabemos lo que se puede hacer con ellas cuando la ocasión se presenta».

Dejaré que ustedes imaginen cuál fue la estupefacción de Poe al oír estas palabras. Dupin le dice que, si la policía, después de haber levantado los pisos, abierto los techos y explorado las mamposterías de las paredes, no podía explicar la introducción y la huida del asesino, él, procediendo de otro modo, sabía a qué atenerse a este respecto. En efecto, mientras buscaba por todos los lugares de la casa y principalmente cerca de la ventana trasera por la cual tenía que haber huido el asesino, descubrió un resorte; este resorte, mal sujetado por un clavo herrumbroso, había permitido cerrar la ventana nuevamente, y asegurar el marco, después que este fuera empujado desde el exterior por el pie del fugitivo. Cerca de esta ventana pendía una larga varilla proveniente de un pararrayos, y Dupin no dudó al pensar en que la misma le había servido como camino aéreo al asesino.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


42 págs. / 1 hora, 13 minutos.
98 visitas.
Publicado el 19 de marzo de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Julio Verne