Texto: La Esfinge de los Hielos
de Julio Verne


Novela


0


Twitter Facebook


La Esfinge de los Hielos

No hay más información sobre el texto 'La Esfinge de los Hielos'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de La Esfinge de los Hielos

Doce días después, las tinieblas invaden aquellos parajes. Tinieblas cortadas por los efluvios luminosos que escapan de las profundidades del Océano Antártico.

La embarcación se aproximaba a la catarata con impetuosa velocidad, sin que en la relación de Arthur se explique la causa de ello.

A veces la sábana se hundía, dejando ver atrás un caos de imágenes flotantes e indistintas, sacudidas por poderosas corrientes de aire.

En medio de las espantosas tinieblas pasaban bandadas de gigantescos pájaros, de lívida blancura, arrojando su eterno Tékéli-li, y al fin el salvaje, en el colmo del espanto, lanzó su último suspiro.

Y repentinamente, presa de una velocidad loca, la canoa se precipita en la catarata, en la que se abre una concavidad como para tragarla. Pero he aquí que se levanta una figura cubierta con un velo, de mayores proporciones que las de ningún habitante de la tierra. El color de la piel del hombre era la blancura perfecta de la nieve.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


370 págs. / 10 horas, 48 minutos.
71 visitas.
Publicado el 19 de marzo de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Julio Verne