Texto: El Viejo Underwood
de Katherine Mansfield


Cuento


0


Twitter Facebook


El Viejo Underwood

No hay más información sobre el texto 'El Viejo Underwood'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física


Fragmento de El Viejo Underwood

Al irse acercando a la ciudad, el viejo Underwood moderó el paso. Y al llegar a las primeras casas se puso a menear el paraguas como si fuese el bastón de un heraldo, sacando el pecho y mirando bruscamente a uno y otro lado. Daban acceso a la ciudad unas feas casuchas de madera con dos ventanas, una puerta, un veranda raquítica y una verde alfombra de césped delante. Bajo una de aquellas verandas, unas gallinas cobrizas se apretujaban huyendo del viento. «¡Sus!», les gritó el viejo Underwood, y se echó a reír al ver cómo escapaban. Y se volvió a reír al ver a una mujer que salió a la puerta y le amenazó con el puño, un puño encarnado y jabonoso. En el corral de otra casa había una niñita desenredando unos trapos de un tendedero. Cuando vio al viejo Underwood, dejó caer el tenderete y se precipitó hacia la puerta, golpeándola y gritando: «¡Mami, mami!» Esto dio nuevo impulso al martillo que llevaba en su corazón. «¡Ma-mi, ma-mi!» Vio un semblante arrugado, los cabellos grises y el mentón tembloroso, que se asomaba por una ventana cuando a el se lo llevaban. «¡Mami, ma-mi!» Alzó la vista hacia el caserón rojo del penal encaramado en el cerro, y su rostro se contrajo como si fuera a echarse a llorar.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


5 págs. / 9 minutos.
30 visitas / 7 lecturas.
Publicado el 9 de noviembre de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Katherine Mansfield