Texto: La Casa que No Era
de Katherine Mansfield


Cuento


0


Twitter Facebook


La Casa que No Era

No hay más información sobre el texto 'La Casa que No Era'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física


Fragmento de La Casa que No Era

«Y coger dos puntos a un tiempo.» El reloj dio las tres. ¿Nada más las tres? Si casi parecía que estaba obscureciendo. La penumbra del atardecer penetraba en la habitación, flotaba en ella pesadamente, y como un polvo sombrío se iba depositando sobre los muebles y cubriendo el espejo de una leve película. Ahora el reloj de la cocina dio la hora; con dos minutos de retraso. Pero el del comedor era el reloj que regía, no el de la cocina. Estaba sola en la casa. Dollicas había salido de compras. Salió a las dos menos cuarto. La verdad, cada día se hacía más cachazuda. No se sabía en qué pasaba el tiempo. Porque para comprar un pollo no se necesita tanto. Y, ¡ay!, esa costumbre suya de dejar caer de golpe los cercos del fogón cuando encendía el fuego... Al pensar en aquella mala costumbre de Dollicas, frunció los labios como lo venía haciendo desde hacía treinta y cinco años.

Un leve ruido llegó desde la calle; un ruido de herraduras de caballos. Y ella se echó hacia delante para ver. ¡Dios santo! Era un entierro. Primero iba la carroza encristalada rodando muy apresuradamente con el féretro reluciente de barniz en el interior (pero sin coronas). En el pescante tres hombres y dos de pie en la trasera. Luego algunos coches, unos con caballos negros y otros con caballos castaños. El polvo, voltijeando a lo largo de la calle, casi ocultaba la comitiva. Ella se puso a escudriñar las casas de enfrente, para ver si alguna tenía las cortinas echadas. Y qué horribles aquellos hombres también. Reían, bromeaban, y uno de ellos, inclinándose hacia afuera, se sonó la nariz con el guante de luto. ¡Espantoso! Recogió la labor y quedó con las manos ocultas tras ella. Dollicas sin duda lo sabría. Ya pasaban... debía de estar al final de la calle.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


4 págs. / 7 minutos.
44 visitas / 4 lecturas.
Publicado el 9 de noviembre de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Katherine Mansfield