Texto: Cuentos de Hadas Japoneses
de Lafcadio Hearn


Cuento infantil


0


Twitter Facebook


Cuentos de Hadas Japoneses

No hay más información sobre el texto 'Cuentos de Hadas Japoneses'.


Edición física


Fragmento de Cuentos de Hadas Japoneses

—Sé de algo que me curaría. Tan sólo consígueme el hígado de un mono vivo para yo comérmelo y me recuperaré enseguida.

—¡El hígado de un mono vivo! —exclamó el Rey—. Pero ¿qué dices, querida mía? Olvidas que nosotros, los Dragones vivimos en el mar, mientras que los Monos viven lejos de aquí, entre los árboles en tierra firme. ¡El hígado de un Mono! Pero, querida, debes estar loca.

En este punto, la joven Reina Dragona estalló en sollozos: 

—Sólo te pido una pequeña cosa —se quejó—, y tú no quieres concedérmela. Siempre sospeché que no me querías de verdad. ¡Oh! Ojalá me hubiese quedado en casa con mi m-m-mamá y mi papá-a-a-a.

Su voz se quebró en sollozos y ya no pudo decir más.

Por supuesto que el Rey Dragón no quería que nadie pudiese pensar que él estaba siendo displicente con su joven y bella esposa. Así que envió a buscar a su fiel sirviente la Medusa y le dijo:

—Sé que lo que te voy a encomendar es una tarea difícil. Lo que quiero es que intentes nadar tierra adentro y convenzas a un Mono para que te acompañe hasta aquí. Para persuadirlo puedes contarle cuánto mejor se vive aquí en Dragonlandia, que donde él vive ahora. Pero lo que realmente quiero es cortarle el hígado y utilizarlo como medicina para tu joven señora, quien, como bien sabes, está gravemente enferma.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


74 págs. / 2 horas, 10 minutos.
70 visitas.
Publicado el 3 de febrero de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de Lafcadio Hearn