Texto: La Muñeca de Porcelana
de León Tolstói


Cuento


0


Twitter Facebook


La Muñeca de Porcelana

No hay más información sobre el texto 'La Muñeca de Porcelana'.


Edición física


Fragmento de La Muñeca de Porcelana

(...) paseé mucho rato a pie y a caballo. Almorzamos y comimos juntos, después leímos (aún podía hacerlo) y yo me sentía tranquilo y feliz. A las diez le di las buenas noches a la tía (Sonia estaba como siempre y me dijo que pronto se reuniría conmigo) y me fui a la cama. A través de mi sueño la oí abrir la puerta, respirar mientras se desvestía, salir de detrás del biombo y acercarse a la cama. Abrí los ojos y vi —no a la Sonia que tú y yo conocíamos—, ¡sino a una Sonia de porcelana! Hecha de esa misma porcelana que provocó una discusión entre tus padres. Ya sabes, una de esas muñecas con desnudos hombros fríos y cuello y brazos inclinados hacia adelante, pero hechos con el mismo material que el cuerpo. Tienen el cabello pintado de negro y arreglado en largas ondas con la pintura que desaparece en la parte superior, protuberantes ojos de porcelana que son demasiado grandes y que también están pintados de negro en los bordes. Los rígidos pliegues de porcelana de sus (...)


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


4 págs. / 8 minutos.
98 visitas / 31 lecturas / 80 descargas.
Publicado el 24 de junio de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de León Tolstói