Texto: Memorias de una Vieja Verde
de Manuel Fernández y González


Novela


0


Twitter Facebook


Memorias de una Vieja Verde

No hay más información sobre el texto 'Memorias de una Vieja Verde'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Memorias de una Vieja Verde

Me entré en una casa.

Presenté la alhaja.

—Veinte duros,—me dijeron.

—Vengan,—respondí.

—El nombre.

—Adriana Lecoubreur.

Me dieron los veinte duros y la papeleta.

Yo me volví al baile.

¿Era feliz?

¿Era desgraciado?

Estaba rico.

Pero tenia celos.

Volví el capuchon de alquiler; recobré mi sombrero y mi americana.

Alquilé en seis pesetas un magnífico traje de mandarin japonés.

Dejé en garantía ocho duros.

Me fuí á vigilar á Adriana.

La encontré; en un rincon en conversacion muy tirada con un inspector de vigilancia.

—¡Ah! ya sé,—dijo el inspector;—éste tiene seguro, es ayudante de la Piquirina.

Somos inútiles.

Yo me tranquilicé; me confundian con otro.

—¿Y á quién se le ocurre, señora,—añadió el inspector,—venir con alhajas á Capellanes? Ustedes son muy imprudentes; aquí no hay más que chulos, y buscavidas y tomadores.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


113 págs. / 3 horas, 18 minutos.
37 visitas.
Publicado el 23 de octubre de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Manuel Fernández y González