Texto: Alain el Gentil: Soldado

Marcel Schwob


Cuento


0


Twitter Facebook Google+


Alain el Gentil: Soldado

No hay más información sobre el texto 'Alain el Gentil: Soldado'.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Fragmento de Alain el Gentil: Soldado

En Ponteau de Mer su compañero Bernard d’Anglades lo persuadió de que se pusieran fuera de la ordenanza real, asegurándole que los dos se darían la gran vida embaucando a los crédulos con los dados trucados que llaman “cargados”. Lo hicieron, sin desprenderse de sus arreos militares, y fingían que jugaban, en la linde del cementerio, junto a los muros, en un tamboril robado. Un mal sargento del juez eclesiástico, Pierre Empongnart, hizo que le enseñaran las sutilezas de su juego y les dijo que no tardarían en ser prendidos, pero que entonces debían jurar con osadía que eran clérigos, para escapar así de la gente del rey y reclamar la justicia de la Iglesia, y para ello, raparse la coronilla y deshacerse con prontitud, en caso de necesidad, de sus gorgueras hechas jirones y sus mangas de color. El mismo los tonsuró con las tijeras consagradas y les hizo mascullar los siete Salmos y el versículo Dominus pars. Después, cada uno tiró por su lado, Bernard con Bietrix la Claviére y Alain con Lorenete la Chandeliére.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


3 págs. / 6 minutos / 20 visitas.
Publicado el 20 de octubre de 2016 por Edu Robsy.